El urbanismo reversible

Los meridionales mantenemos una relación cultural de desconfianza con las leyes. Sobre todo si disponemos de normas propias. Es el caso de esta República Indígena de la Marisma, donde se confunde la autonomía con los discursos reivindicativos y el autogobierno con una cámara de estética nórdica, muy cara y que produce un corpus legislativo tan excesivo como inútil. Es previsible que, como indican todas las encuestas, no interese la labor parlamentaria: sabemos perfectamente que sus normas no van a cumplirse. Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

El suicidio de la adolescencia

El nombre de Cesare Pavese (San Stefano, 1908; Turín, 1950) está escrito con letras mayúsculas en el libro de los suicidas insignes, que es el volumen que agrupa a esos cobardes que han tenido el suficiente valor de quitarse la vida y cruzar la laguna Estigia sin los visados oficiales, que sólo se conceden si la muerte es por causa natural, debida a un asesinato, por accidente o fruto del descuido a la hora de andar por las malas tierras, que uno nunca sabe –ni sabrá– cómo ni cuándo llegará el término de los días sucesivos.

Se aceptan homenajes

Bergson, uno de los filósofos que estudió la risa de forma más inteligente, todo un mérito para un francés, sostenía que la mejor cura para la vanidad es una buena carcajada a tiempo. Como saben los sabios, la risa es una cuestión seria. Razones para explicarlo, sobran. Yo me inclino por las que siguen: la risa es sinónimo de la vida; le debemos pues el mismo respeto que a nuestra propia existencia. Dos: la comicidad es un atributo exclusivamente humano. Y tres: la risa apela a la inteligencia pura. La Noria del sábado en El Mundo.

El ‘spam’ cotidiano

Las redes sociales son las nuevas plazas públicas. Las ágoras donde tiene lugar el debate ciudadano. No hay duda. Desde que internet permitió conectarnos en tiempo real gracias a múltiples herramientas -primero con los blogs, ahora mediante un sinfín de plataformas- el poder ha utilizado estos cauces para colocar sus mensajes y, como la política es la guerra por otros medios, desautorizar a sus rivales. El ciberespacio es un mercado de opiniones, no siempre de razones. Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Cerrado por derribo

Stendhal decía que, desde una perspectiva burguesa, un hijo es como un acreedor que nos envía la naturaleza. Nace por casualidad, se cría de milagro y un día se sienta a esperar la herencia. Hay padres que testan con gusto sus bienes materiales en favor de sus vástagos naturales; otros prefieren quemar la despensa antes de su deceso para que el amor filial no degenere en diatribas entre los hermanos.  Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.