El desafuero

Todo ha sido consumado. Asombrosamente, con la misma estrategia que usó el peronismo en la Argentina de los años 40, cuando el régimen decidió regularizar el estamento judicial para que respondiera a los divinos designios del justicialismo convocando vacantes y procediendo al correspondiente juego de peones. Frente a quien proclamaba como dogma supremo el populismo social, la independencia de los jueces sobraba. Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

El malabarista del silencio

Se cumplen ahora diez años de la muerte de Italo Calvino, un escritor italiano nacido en La Habana, cuyos dos asideros vitales fueron la fábula y la ironía. Su estilo, sobrio, elegante, es de los que no hemos vuelto a leer nunca más por firma interpuesta. No es raro: Calvino era único. Le gustaban los anacronismos expresivos, la conspiraciones imaginativas, el malabarismo del silencio, los artificios engendrados gracias al ingenio y los aspectos insólitos del ser humano, ese animal que recubre con hojarasca psicológica aquello que quiere ocultar, que siempre es lo mismo: su propio desamparo.

Tributarios

Gobernar es decidir. Y votar consiste en elegir y arrepentirse. La subida de impuestos consumada esta semana por el gobierno local, que todavía está encantado de conocerse y, de a ratos, como diría Cortázar, se pellizca para cerciorarse de que todo lo que ha ocurrido en los últimos meses es real, está empezando a provocar las primeras discrepancias entre la Alcaldía y sus valedores institucionales. Es el caso del presidente de los empresarios indígenas, Miguel Rus, que ha recibido bastante mal las primeras ordenanzas fiscales de Espadas, orientadas a recaudar más de las grandes empresas y patrimonios inmobiliarios en vez de seguir sacándole dinero a las familias. La Noria del sábado en El Mundo.

Chapoteando en la marisma

La juventud, como escribe Baroja en sus memorias, es egolatría. En el caso de la Querida Presidenta, no hay dudas al respecto: su ego preside el paso cadencioso de la procesión que la acompaña allá donde pisa, como la reina (sin corona) que rige la República por mandato del cielo, sorda ante la turba de legisladores desagradecidos y dedicada sólo a resolver «las cosas de la gente», que es como Ella llama a sus súbditos; nosotros, los ciudadanos. Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Días contados

Del periodismo como género literario se han escrito tantas sandeces (ésta es sólo una más) que uno no puede resistirse a incrementar la lista. Ser original, en esto, como en cualquier otro campo del saber, resulta imposible porque, como nos enseñaron los clásicos, en la aparente originalidad no reside la semilla ni de la literatura ni de ninguna de las artes. Todo es plagio creativo. Lo diferencial es el tratamiento, la forma, el estilo con el que se plagia.