Sor Junqueras

El profeta del amor y la paz cósmica, señor interino de la amable revolución de las sonrisas, que más que una rebelión separatista a veces parece un sainete sensiblero con excesivas dosis de azúcar glaseado, Sor Junqueras, va a seguir en prisión (preventiva) durante una temporada. El Supremo no se cree su catecismo de la buena onda ni tampoco sus promesas (retóricas) de cambiar la unilateralidad por el salvífico diálogo, esta vez camuflado bajo la enunciación de un monólogo figurado ante el espejo, igual que la caricatura de un Napoleón cualquiera. Su petición de libertad, que le hubiera situado en mejor posición (geográfica) que Puigdemont para ser investido hipotético president del nuevo Govern, no ha tenido éxito. De momento. Como […]

Los ‘pesebristas’

El servilismo es un sistema estupendo para hacer amigos. Siempre y cuando uno acepte de antemano que aquellos que se dedican al business del cariño (previo pago) son simpáticos interesados. Terencio, que fue un comediógrafo romano, decía que no hay nada que convierta en más popular -léase populista- a alguien que el arte de dar (el dinero ajeno) sin freno. La verdad, en cambio, está más sola que la una. Sus soldados no tienen ni familia ni amigos. Lo decimos porque nos cuentan algunas lenguas susánidas -especialmente las viperinas- que Su Peronísima se llevó un gran disgusto al ver cómo algunos de sus preferidos en la corte del Quirinale la sondeaban por si consideraba un problema que acudieran con diplomacia […]

Los pobres no tienen alcalde

Decíamos ayer, a la manera de Fray Luis, que el optimismo que mueve al gobierno municipal de Sevilla, que sigue pensando que dirige una agencia de viajes en vez de un Ayuntamiento, la primera empresa de las ciudades que no tienen empresas, es superlativo. Hasta el punto de querer ver un bosque de felicidad donde sólo encontramos desgracias. A Espadas siempre habrá que agradecerle el milagro de haber sacado -con ayuda ajena- a Zoido de una Alcaldía que nunca debió ocupar, pero ni una sola cosa más. Su gestión no ha pasado de ser una medianía amable. Insuficiente para Sevilla, cuyos problemas sociales, laborales y sanitarios no se corresponden ni con las prioridades oficiales ni con las decisiones municipales. La […]

La torre y el vigía

Sucedió en 1967. El día sexto del mes de noviembre. Hace ahora cincuenta años. Medio siglo justo. Lugar: el estudio A que Columbia tiene en la ciudad de Nashville (Tennessee), la capital de la música country & westernnorteamericana. Bob Dylan entró allí con el único apoyo de su guitarra y su armónica, sin más acompañamiento musical que una discreta base rítmica de bajo y una batería primitiva que casi parece estar improvisando, y grabó con apenas tres músicos más (Charlie McCoy, Kenny Buttrey y Pete Drake) cuatro estrofas –las dos primeras de cuatro versos, las dos últimas de dos líneas–, con rima consonante, donde se cuenta la misteriosa historia de un bufón, un ladrón y una enigmática torre vigía en […]

Nostalgia del punto medio

El verdadero subconsciente catalán, escribe el maestro Josep Pla en sus Notas dispersas, es más sentimental que sensible. Y, añadimos nosotros, se parece sospechosamente al andaluz. Ambos caracteres culturales comparten, sin llegar a sospecharlo, un rasgo idéntico. Los dos recrean, aunque cada uno lo haga a su manera, un mismo marco de referencia político cuyo probable origen es un intenso sentimiento de inferioridad. Las causas de estas dos formas de victimismo, por supuesto, son dispares, aunque el destino, que es el juez que conduce nuestros días, haya terminado equiparándolos. Al menos, desde el punto de vista retórico. Los Aguafuertes del lunes en Crónica Global.