Resistencia sin presupuestos

Michel Foucault, el filósofo francés, decía que donde hay poder habita la resistencia. Desde que Cela, en aquella frase de fortuna, sentenció que en España quien resiste, gana, inventando la épica de los que tienen por bandera la cabezonería, no habíamos visto –y vamos teniendo ya cierta edad– obcecación mayor que la de Sánchez I, presidente no electo de todas las Españas e investido gracias a una moción de censura provocada por el bochorno de que fueran los jueces, en lugar del sentido común, los que hicieran salir de la poltrona a Rajoy. Los Aguafuertes del lunes en Crónica Global.

Días sin Verdú

Vicente Verdú llegó al periodismo​, ese oficio sin nobleza, por un camino insólito y, al mismo tiempo, perfectamente convencional: quería ser poeta. Degenerando, degenerando, como diría Juan Belmonte, terminó un día, aunque quizás fuera más bien una noche, en la redacción de un diario, ese sitio mágico que en alguna ocasión definió como un lugar de donde –si eres periodista– no tienes manera de irte nunca a tu casa, salvo a la fuerza. Léase: con la carta de despido entre los dientes o con los pies por delante. Hasta embarcarse en el primer paquebote a la deriva –el periodismo no es más que la suma de naufragios– su singladura biográfica había sido generosa en desvíos, rodeos y digresiones. Niño burgués […]

Los sondeos & otras catástrofes

Tras unos meses en los que nadie se atrevía a decir esta boca es mía –mayormente porque en el susanato , esa milicia castrense, nadie osa hablar sin el permiso de la Reina– empiezan a salir a la luz algunos sondeos, incluso en los medios afines a San Telmo, que señalan, muy al contrario de lo que pronostica el CIS, un cierto grado de catástrofe para los socialistas en Andalucía. El viento no sopla lo suficiente. Las velas no empujan. El velero está clavado en alta mar. Después de casi 40 años en el poder, el PSOE sigue siendo la fuerza más votada según las encuestas. Ninguna novedad. Pero su problema no es éste, sino llegar a gobernar con un […]

Se acabó la diversión

No podemos decir que sea una novedad, aunque sí suponga una sorpresa. Que la Reina de la Marisma no pudiese celebrar su mitin en San Juan de Aznalfarache, mayorazgo de su mini-yo, la máxima autoridad del coup d’état de Ferraz, es un síntoma evidente de que esta campaña está discurriendo cuesta arriba para Su Peronísima, que, al quedarse sin iluminar “a los compañeros y las compañeras”, le dio la correspondiente chapa a los periodistas en el autobús. Y condenó a los mismos taxistas que su dilecto Juan Espadas, el quietista que (de momento) tiene puesto como regente temporal de Sevilla, lleva más de tres años –con sus días y sus noches– protegiendo a pesar de que existen causas judiciales, y […]

La Marisma del amor

Bueno, pues a estas alturas del partido, cuya sorpresa será la traca final, algunas cosas van quedando meridianamente claras. Primera: la tiesa es Ella. Nos perdonarán ustedes, queridos indígenas, el lenguaje perdulario -que diría nuestro maestro, Roberto Arlt-, pero usamos exactamente el término que Su Peronísima utilizó con su señor esposo cuando se refirió a su condición (relativa) de desempleado. Ella, ya lo saben, es un derroche de delicadeza. Decimos lo de tiesa por la milonga de los 80 euros de su cuenta corriente (más los 30.000 que tiene en un producto financiero; ¡ah, los pérfidos bancos!), cantidad que, además de increíble, roza la insolvencia, pero que a la Reina (en funciones) le sirve para presumir de honradez virtual. Las […]