La ley de la gravedad

El buenismo es la religión (laica) de nuestros días. Y la dictadura de lo políticamente correcto la enfermedad (creciente) de los imbéciles. La noticia es de esta misma semana: la empresa portuguesa Porto Editora, que se dedica a elaborar material didáctico, ha censurado algunos versos de la Oda Triunfalescrita por Fernando Pessoa, probablemente el mayor de los poetas lusos tras Camões, al amparo del disfraz de uno de sus famosos heterónimos; en este caso Álvaro Campos, una de sus múltiples personalidades líricas. El argumento de la empresa para adoptar esta decisión –según las agencias de noticias– es la «preocupación didáctico-pedagógica» que, a su juicio, presentaba el hecho de que el autor del Libro del Desasosiego mencionara en algunos versos términos como «putas» y «masturbación». […]

Fantasmas & taurinos

Hay quien nos reprocha –con cariño, por supuesto– que somos unos malditos agoreros por pensar –costumbre harto pericolosa– que el gobierno del cambio no persigue el cambio, sino un escabeche con tropezones. Puede ser. Pero a estas alturas del siglo, con el pie casi en el estribo, no vamos a andar jugando –como otros– a hacernos los ciegos repentinos. Escribimos lo que vemos. Y el espectáculo que contemplamos, maravillados, desde hace cuatro meses, tras el cambio (de cromos) en la Marisma, es que los nuevos, que cada día lo son un poco menos, tienen prioridades cambiantes, aéreas o relativas. Sus sagrados dogmas de la oposición se van evaporando, relativizando o menguan al paso ligero con el que discurre el calendario. […]

Susana Díaz, cuarteto (galante) de cuerda

La música está formada por notas y silencios. Ambos aparecen signados en las partituras. La melodía funciona como la sintaxis: es una determinada articulación de sonidos que nos resultaría imperceptible si a su alrededor no existiera un contexto de notas mudas, que nunca suenan. El símil musical es la metáfora más exacta para describir los planes de Ferraz para tomar, a lo largo de este año, el control del PSOE en Andalucía. La dirección sanchista, fortalecida por el poder orgánico, como quedó de manifiesto en la elaboración de las listas electorales del 28A, y crecida por el benigno augurio de las encuestas, que le otorgan más de un centenar largo de diputados, ha diseñado una estrategia similar a un cuarteto […]

Sanlúcar, il paradiso

Lo escribimos en las vísperas patrióticas del día de la Santa Autonomía: la gran diferencia entre la Junta de los susánidas, que no dejan de soñar, como el tango, con volver, volver y volver, y la que ahora comandan -de comanda: léase en su acepción hostelera, que viene del francés commande– las derechas unidas es que los primeros abrevaban (a nuestra costa) en el Manguita de Chiclana y los del cambio que no es cambio, sino escabeche, frecuentan Casa Bigotes de Sanlúcar de Barrameda, donde ayer el equipo del Reverendísimo Bonilla celebró un consejo de gobierno ex-tra-or-di-na-rio precedido de una cena de confraternización -por lo visto era necesaria- en el templo gastronómico del Bajo de Guía, allí donde el Guadalquivir […]

Podemos, la ‘nerudiana’ del regreso

Los jacobinos de Podemos, que dejaron de serlo tan pronto como nacieron, probablemente porque jamás lo fueron de verdad, celebraron este fin de semana un acto público delante del Museo Reina Sofía de Madrid para celebrar el retorno (¡tres meses después!) de Pablo Iglesias, su líder cósmico, a la primera línea política, que en este caso es la carrera electoral. De alguna manera pretendían resucitar la retórica de sus comienzos. Ya saben: “los poderosos” contra “el pueblo”, representado, igual que en la iconografía soviética de los campesinos y los señores, por una pensionista, un taxista, una estudiante, un comunista (que no ha conocido el comunismo) y otros representantes de lo que ellos llaman la gente. Los Aguafuertes en Crónica Global.