El Jardín de las Hespérides

La duodécima legislatura comienza igual que undécima: con un extraordinario banquete de escabeche servido con abundante moderación, concordia y generosidad, mucha generosidad, aunque, como siempre, a nuestra costa. ¿Esperaban acaso otra cosa, queridos indígenas? «Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen todas las dificultades», dejó escrito Cervantes, que conocía de sobra que las sombras de la concordia suelen traducirse –traduttore, traditore– en un obsceno reparto de canonjías, raciones, sueldos, panes y mantequillas, como diría Góngora, para solaz (metafórico) del simpaticón Aguirre, señor de las Cinque Piaghe y amante de la buena onda, como dicen en la Argentina. Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Philip Roth, pastoral de un libertino

Uno de los gestos más evidentes de coquetería masculina, esa costumbre que aumenta a medida que los años menguan, es usar sombrero. El otro consiste en comenzar a preocuparse por esa ficción que denominamos posteridad: la huella que, acaso, dejaremos en aquellos que no han llegado a conocernos en persona. Ambos hechos muestran, al mismo tiempo, fortaleza e inseguridad. El primero porque aquel que piensa en su propio (non) plus ultra cree, con más o menos intensidad, que su persona merecería ser recordada y convertirse en perdurable; el segundo porque, en vez de que de dejar que el azar dicte el recuerdo, inevitablemente ambiciona controlar e imponer una determinada máscara. Cabe decir que quien dedica tiempo a estas cuestiones desearía […]

La legislatura simpática

La era de la primera absolutísima conservadora (¿vendrán acaso más y nos harán más ciegos?, como escribió Ferlosio) ha comenzado en la Marisma. Lo hace con Aguirre (Iesu), el consejero simpaticón, como presidente de las Cinque Piaghe y con el Reverendísimo (todavía en funciones) intentando que su tropa no transmita la hybris (arrogancia) que suele acompañar a las victorias antes de convertirse en otra cosa. No va a ser fácil: el parlamento indígena está hecho de materia esencialmente humana y, por tanto, es susceptible a la corrupción de la carne y candidato a la condenación del alma. Los comienzos siempre son generosos en buenas intenciones; los finales, en cambio, las entierran cuando asumen la crudeza de los hechos. Entre ambos instantes […]

Los ‘Soprano’ de Feijóo

“Los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de los hombres”, escribió Borges antes de acabar de recorrer (en Ginebra) el largo pasillo de galerías cuyas puertas cruzamos todos una sola vez en la vida, dada la imposibilidad de hacer retroceder el curso del tiempo. Seguramente Pedro Sánchez, tras las elecciones en Andalucía, al ensayar el debate sobre el estado de la Nación, fabularía con una regresión del calendario a ese momento (efímero) que llamamos la cima. Unos, siguiendo a Lope de Vega –“quien la probó, lo sabe”–, dicen que es un proscenio privilegiado. Otros, en cambio, la dibujan como un lugar vacío. De lo que no cabe duda es de que el lugar tiene algo de imán: […]

Ratitos de risas infinitas

Desde que está de moda que los políticos indígenas graben sus propios short cuts para las redes sociales, en plan monólogo del club de la comedia, donde ellos se hacen las preguntas y se las contestan -Antonio Muñoz, el alcalde (de momento) de Sevilla, ha desarrollado un sofisticado estilo-, tenemos la sensación de que los próceres de la Marisma creen ser unos artistas absolutos. No sólo les encanta oírse y mirarse, es que creen que se merecen un Goya. O dos. Este lunes, Férriz (Ángeles), la segundísima del Ungido, comenzó la semana con siete videos con titulares estelares: «El gobierno andaluz no hace nada, no está funcionando». Stop. «Están de vacaciones y en torneos de tenis». Stop. «En Andalucía. NO HAY […]