Baltimore: el final del sueño americano

Lo primero que hay que hacer, si se quiere sobrevivir, es aprender a pisar el suelo que está bajo tus pies. Patear las calles. Mirar correctamente hacia determinadas esquinas oscuras. Todo lo demás viene solo: ver, escuchar, ser capaz de reproducir con cierto grado de verosimilitud la vida real –cazar al vuelo algunos diálogos, revivir ciertas puestas en escena, experimentar algunos desengaños– y esperar. Sobre todo esperar. Todo el rato. El tiempo y los detalles secundarios son los que dan solidez a los buenos relatos. Si el periodismo, este oficio tan noble y tan en cuestión, tiene algún futuro no está ya –quizás– en los diarios impresos, ni siquiera en las tabletas tecnológicas que nos vende Steve Jobs. Está en los libros. Un formato secular –los hijos de Gutenberg– que todavía es perfecto. E imbatible.

El periódico se hace liviano, se llena de políticos y de compromisos. La televisión y la radio nos reproducen sin descanso el parte oficial con sus manipulaciones incluidas. Nadie, sin embargo, nos cuenta la vida inmediata: esa inmensa espiral que nos pasa por encima sin darnos cuenta. Nos quejamos de que la gente ya no quiere pagar por las noticias. ¿Pagaríamos nosotros por lo que le damos? Lo dudo. David Simon, lanzado a la fama por su trabajo como guionista en algunas míticas series de televisión –The Wire, Treme–, fue fraile antes que cura. Esto es: periodista de calle antes de convertirse en el nuevo Homero de las películas por cable.

Y se nota: en los trece años que pasó en la redacción de The Baltimore Sun, el diario del que le despidieron en una de las habituales reducciones de plantilla que los ejecutivos norteamericanos (y españoles) perpetran cuando no saben cómo reducir los gastos ajenos, ignorando que el problema de los medios escritos no es financiero, sino que se debe a una  crisis identidad, aprendió algunas de las nociones básicas para desenvolverse en la tarea de contar historias ordinarias que trascienden lo anecdótico para plantar ante nuestros ojos, atónitos, el cáncer de la sociedad. Un género que los periódicos han abandonado por completo para contar la endogamia de un mundo oficial que no le importa a (casi) nadie.

Parte de ese fondo de comercio periodístico lo volcó en Homicidio, un libro primerizo que escribió en el año 1991 y que no vio la luz en español hasta 2010, cuando la editorial Principal de Los Libros lo publicó. Un buen ejemplo de periodismo puro. Sin retoques. Sin carpintería. Directo y al cuello. Le duela a quien le duela. Algo que ya casi no se encuentra. Fue un éxito (en Estados Unidos, claro) y tuvo su secuela: La Esquina, también publicado en español por la misma casa y firmado por Simon junto a Ed Burns, un viejo policía. Juntos relataban al detalle lo que ocurría en la esquina de las calles Fayette y Monroe, en Baltimore (Maryland). Dicho en pocas palabras: las transacciones tóxicas y vitales de un supermercado de la droga abierto las 24 horas del día que aporta los únicos ingresos reales a un barrio que se muere. Dólares ensangrentados; capitalismo a escala básica. La rueda del beneficio perpetuo, que no deja de girar sin importar las consecuencias y los daños colaterales. Una realidad pertinaz contra la que los discursos de los políticos y las buenas intenciones se derrumban.

Homicidio trasciende la historia concreta de La Esquina. En lugar de ceñirse a un barrio, nos cuenta cómo es la vida en una ciudad –otra vez Baltimore– que, además de ser cuna de Edgard Allen Poe, poeta asombroso, primer escritor de novela negra del mundo, es la urbe de Estados Unidos con mayor índice de criminalidad y violencia por metro cuadrado. El reverso de un sueño que se tornó hace tiempo en pesadilla. Es una ciudad portuaria donde la mayoría de la población es negra y donde los crímenes se suceden como la lluvia en los días de invierno. Simon se empotró durante un año en la unidad de homicidios de la ciudad. Técnicamente, era un policía más. Aunque en realidad su función era hacer de grabadora humana: registrarlo todo, jerarquizarlo, darle forma y plasmarlo después en un libro (en América estos trabajos todavía se becan) que cuenta el lado más oscuro del Imperio. Un mundo donde la vida no vale nada si de lo que se trata es de obtener beneficio de la necesidad de los demás.

El libro es pura literatura negra. Mejor dicho, periodismo negro. Aunque en realidad el adjetivo es innecesario: el periodismo blanco no es periodismo, son efemérides. Está contado como una novela coral, pero el relato del Baltimore portuario, donde los huesos de Poe se pudren en un hermoso cementerio parroquial, es fiel a la agria realidad. Los policías son héroes involuntarios e imperfectos –los únicos héroes posibles– y los delincuentes son víctimas que matan a otras víctimas. Una perfecta tragedia griega pero en los tiempos modernos. Por supuesto, la trama está estructurada para cazar al lector: entre el sinfín de fiambres que pueblan las páginas de la novela destaca, como principal hilo conductor, el extraño asesinato de una niña de once años que, frente a otras desgracias violentas, parece despertar un cierto grado de humanidad, si es que la compasión es realmente un sentimiento noble.

El suceso quiebra a los duros agentes de homicidios –acostumbrados a librar con la muerte a diario– y a los propios traficantes que te dispararían sin dudarlo por cualquier incidente del negocio de las drogas. Nobleza involuntaria, tácita. Lo dijo hace tiempo Dylan con otras palabras: “Para vivir fuera de la ley, hay que ser honesto”. Todos los personajes siguen sus recetas para sobrevivir en mitad del caos. Todos tienen su decálogo para salvar el pellejo en un mundo en el que cada uno va a lo suyo. Los policías, los primeros. Su mayor sabiduría –saber leer lo que dice la calle– se resume en un fantástico catecismo cuyos mandamientos dan una idea de la tarea a la que se enfrentan. Dice así:

  • Todo el mundo miente. Los asesinos mienten porque es lo que tienen que hacer; los testigos mienten porque es lo que creen que tienen que hacer, y los demás mienten por el mero gusto de hacerlo y para no desobedecer la norma general de que no hay que dar información a un policía.
  • La víctima es asesinada una vez; la escena del crimen puede ser asesinada miles de veces.
  • Las primeras 10 ó 12 horas después de un asesinado son vitales para el éxito de la investigación.
  • Si dejas a un hombre inocente en una sala de interrogatorios se quedará despierto, frotándose los ojos; si dejas a un hombre culpable en el mismo sitio, se dormirá.
  • Ser bueno es bueno; tener suerte es mejor.

Y así hasta la décima regla. Afortunadamente, está llena de esperanza.

  • No existe el crimen perfecto.

Todo un consuelo.

Artículo publicado en Diario de Sevilla

[16 abril 2012]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *