Paco Cuenca, pura ‘emozione’

Francisco Cuenca (Granada, 1969) ha vuelto a la Alcaldía de la ciudad de la Alhambra gracias a la vendetta que Sebastián Pérez, el antiguo jefe de escuadra del PP, se ha cobrado, cual plato congelado, ante Luis Salvador, que tras ser regidor en nombre de Cs ha terminado votando a su antiguo partido, el PSOE. El episodio, que inquieta y mucho en el Quirinale, recuerda al juego nihilista que antes practicaban los niños soberbios: «Rompo el juguete antes que dejártelo. Ea». Cuenca, al que todo el mundo llama Paco, en un inquietante exceso de confianza, retorna así a la poltrona consistorial que ocupó (efímeramente) tras la dimisión (por imputación judicial) de Torres Hurtado (PP), conocido como El tractorista. El hombre […]

Luis Salvador, carta de naufragio

La trayectoria política de Luis Salvador (Córdoba, 1963) es una suerte de bitácora del súbito naufragio de Cs en la Marisma. Hasta esta semana ha sido el alcalde de Granada con votos pertenecientes a electores que eligieron a otro candidato, en lo que podría considerarse un caso mayúsculo de escabeche institucional, que es el que avalan -en función del interés fenicio- las direcciones de todos los partidos políticos. Tras medio mandato disfrutando de la púrpura nazarí, desahuciado por sus antiguos aliados y olvidado por sus efímeros valedores, ha tenido que dejar el zucchetto municipal, poniendo la presidencia del Consistorio al alcance del PSOE. El arco entre ambos instantes, su toma de posesión y el ceremonial de la dimisión, traza una […]

Sebastián Pérez, traca y estrambote

Es un lugar común afirmar que en la vida -sobre todo política- nadie es imprescindible. Las relaciones humanas, salvo para los ingenuos, son una convención instrumental que pueden durar años, lustros o décadas, pero cuya extinción es tan simple como apagar una vela con un levísimo soplo de viento. Las organizaciones políticas, que no se sustentan en las ideas, sino en las ambiciones y en los intereses, viven en la paradoja de operar en función de una jerarquía -la que toque- que no respeta la previa, ni tampoco la posterior, porque sólo cree en sí misma. El poder nace cada día. De ahí que la historia de Sebastián Pérez Ortiz (Granada, 1965), histórico dirigente del PP andaluz, muestre de forma […]

Manuel Gavira, ‘più recente’

Ser portavoz de Vox en la Marisma tiene más riesgo que un contrato fijo-discontinuo. Lo natural es que, llegados el día y la hora, no te renueven. Si es que antes no te dan boleta quienes en las nuevas cenas de Carlomagno creen que jugar a las máscaras es una virtud política. La tropilla de Abascal (Santiago), últimos creyentes en don Pelayo, devotos del toro bravo, partidarios de los higadillos y la casquería fina en los almuerzos, no terminan de dar con su hombre en la República Indígena. Primero eligieron a Serrano (Francisco), exjuez condenado ante el Supremo por saltarse la ley y, ahora, investigado por haber recibido una subvención que nunca se usó ni se devolvió. Después optaron por […]

Luis Ángel Hierro, economía pública

La fe y la esperanza, elogiadas como virtudes en los evangelios, han gozado históricamente de un prestigio que a nosotros, de natural escépticos, nunca ha dejado de parecernos sino fruto de la desesperación humana. Quien se topa con una desgracia o padece una frustración íntima es natural que aspire a salir algún día -a ser posible, pronto- de tal estado de postración. Lo que ya no es de recibo es que además vaya por ahí dando la brasa al personal con ese misticismo, que más que teológico es antológico, que nos habla de las infinitas bondades de la democracia directa y nos insta a pensar siempre en positivo, que no es pensar, sino volverse ciego. La política indígena, que desde la […]