Los vasos comunicantes

El dinero, que es un valor relativo y apátrida, es la mejor metáfora de la vida. Si sigues su rastro encuentras explicación a todas las cosas. Incluso a la política, que desde la socialdemocracia -ese paraíso pervertido por sus evangelistas– se nos presenta como el arte de la redistribución de las rentas, siendo en realidad una singular forma de legalizar el afano. Anda el país escandalizado con el cambio de criterio del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, un sainete con puñetas (judiciales), en las vísperas de la campaña electoral y han bastado unas horas para que nuestros próceres –all of them– pusieran carita de niños de primera comunión y prometieran -su trabajo consiste en garantizar el trigo […]

La estabilidad, ese vicio nefando

Las elecciones adelantadas del 2D son un plebiscito sobre la vigencia del peronismo rociero, que lleva ya un lustro ocupando el Quirinale de San Telmo en la última fase –ya veremos si también postrera– de los famosos cuarenta años de pax socialista en la República Indígena. Decimos pax, a la manera tradicional, por no decir estabilidad, que es el concepto recurrente con el que los susánidas intentan convencer al personal de que es mejor quedarse con lo malísimo conocido que optar por lo absolutamente incierto. Toda la campaña melodrámatica y bostezante de la Reina de la Marisma, que dice a todo el mundo que Ella está “muy feliz” cuando a nadie le importa demasiado su estado personal de ánimo, sino […]

Salir a ganar

Decía Winston Churchill, cuyas frases son un tesoro de sabiduría e ironía, que el problema de su tiempo era que los hombres ya no querían ser útiles, sino importantes. En nuestra época no pasa: los políticos no aspiran a ayudar a los demás ni ambicionan ser importantes (por sus actos); lo único que desean es figurar en las listas electorales, una de las mayores canonjías de nuestra partitocracia, tan generosa con sus intermediarios, ¡ah, los intermediarios!, como avariciosa con los contribuyentes, a los que saquea a diario para mantener el sistema fiscal que a ellos les permite vivir (de escándalo) sin doblarla, simplemente obedeciendo al jefe de escuadra. Es amarga la verdad, como decía Quevedo, pero conviene echarla pronto de […]

Las vecinas, los ingenuos y la banda ancha

¡En pie, hermanos en Xto! Esta semana, aquí y ahora, en este día y a esta hora, Su Peronísima, que todavía se acuerda del COU –suponemos que tardaría en aprobarlo menos que Derecho–, ha desvelado el misterio, el arcano, la piedra filosofal (es un decir) del peronismo rociero. La verdad sacramentada ha sido finalmente enunciada: los asesores de la Reina de la Marisma, quienes de verdad le señalan el camino de la virtud, no son ni su Máximo ni su portavoz; ni tampoco sus consejeros. No, hermanos. Las consiglieres de Su Peronísima, sus guías supremas, según ha confesado, son sus vecinas del barrio del Tardón que, “al fresquito” [sic], le aconsejan que haga una campaña electoral “institucional” y no se […]

La estabilidad era yo

Ya tenemos al teatrillo de las Cinco Llagas, esa casa de la patria, dispuesto a salir a las calles igual que La Barraca, la célebre compañía de la Segunda República, pero sin poetas –son incompatibles con el peronismo rociero– y sin vocación pedagógica. Esta función, queridos indígenas, se sustenta ahora en la propaganda y en la mentira, los dos únicos argumentos de una comedia donde los bufones son los heraldos, los hombres de honor son los pesebristas y el circo sólo tiene una estrella: Ella. Su Peronísima había planificado –es de suponer que con su equipo, pero cualquiera sabe– una puesta en escena para el anuncio del adelanto electoral más parecida a la toma de posesión de Putin –ese inequívoco […]