El mal perder

LA escenita de esta semana en las Cinco Llagas, que para algunos duelen como si fueran ciento, justo tras la aprobación de los primeros presupuestos de las derechas, que al mismo tiempo pactan lo que les interesa con los susánidas para que después éstos nos deleiten a todos con el pregón de «la extrema derecha» –tremendismo de argumentario, podríamos llamarle a la cosa–, fue colosal, épica. Quince minutos inolvidables. No sólo porque Su Peronísima (marchita) le negara el saludo a Bravo (Juan), el consejero de Hacienda, que parece un tipo tan servicial como simpático –no es lo mismo ser lo primero que lo segundo–, sino porque la bancada socialista, que casi siempre funciona como una barra brava argentina –el peronismo […]

El solsticio y otros clásicos

Superada la primera quincena de julio -el mes más tórrido del año- podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que este verano en la Marisma está siendo mucho más piadoso de lo que esperábamos. Sí. Hasta el punto de que hemos entrado -en lo político- en un solsticio que hace decaer la atención general. Ya no es noticia ni que el cambio no es cambio (sino escabeche) ni que Su Peronísima (marchita) intente llamar la atención acudiendo a la toma de posesión (interruptus) de su tito, Villalobos, en la diputación sevillana, donde el sanchismo ha bajado la cerviz lo suficiente –Toscano ya no influye tanto en la Moncloa, a pesar de tener hasta un embajador empotrado– como para que los susánidas (todavía a […]

Mentiras piadosas

En política los espacios vacíos se ocupan. Siempre. Nuestra vida pública es un monumento al horror vacui. Igual que una pared colmada de cuadros o una taberna cofrade donde las fotos de los Cristos y las Vírgenes (bajo palio) alcanzan el techo. La plaza (pensionada) de líder de la santa oposición en la Marisma estaba vacante desde el 2D. Oficialmente correspondía (temporalmente) a Su Peronísima (marchita), pero en realidad se encontraba sin ocupar. No había nadie al otro lado. Se vio en el debate de los presupuestos de las derechas: el escaño de la general (secretaria) del PSOE, perdido el trono del Quirinale (San Telmo), era ido, ausente, nada. Hasta que la Querida (ex)presidenta, asumido el luto por la gran […]

El Defensor vaticano

Tras una semana (reveladora) sobre cuáles son las bases del escabeche que el Reverendísimo Bonilla y el Adelantado Marín llaman cambio, y tras ver a Su Peronísima (marchita)intentar recuperar el protagonismo con el que nos ha deleitado durante el último lustro, el presupuesto de las derechas ha superado la fase de enmiendas con éxito, lo que despeja la estabilidad institucional en la Marisma. Parece bueno, pero quizás no lo es. Mayormente es beneficioso para los pesebristas, que abrevan en las cuentas, y los amigos de Bendodo (el consejero múltiple). Para los ciudadanos es más discutible: lo que los políticos llaman estabilidad, en realidad, tiene que ver más con omertá y, en ciertos casos, con la amnistía de cientos de cargos […]

Los monopolistas de la bondad

El odio se ha convertido en el principal argumento de la política española. Los usos totalitarios puestos en práctica durante el último lustro por los nacionalistas en Cataluña, cuyos principales afectados son los catalanes que no comparten sus opiniones, han terminado exportándose a la vida política, convirtiendo la dialéctica (educada) de la política civilizada en un inmenso barrizal de estiércol que desde los espacios virtuales –esos universos paralelos– termina influyendo, como en los relatos de Borges, en la realidad más prosaica. La gran diferencia con los tiempos pretéritos es que el rechazo contra el diferente, ahora, se hace en el sagrado nombre del amor, el buen rollo y determinadas causas que, siendo nobles, se están convirtiendo, gracias a esa forma de manipulación […]