El presbítero y la comunión

El tránsito por cualquier atrio institucional, cargo, poltrona o sinecura produce beneficios inmediatos sobre el bolsillo y la vanidad de quienes disfrutan –con méritos o careciendo de ellos– del poder terrestre. Los políticos acostumbran a llorar mucho en público cuando, en las entrevistas-masaje, se les pregunta por los costes de su compromiso: que si el sacrificio de su famiglia, que si el inevitable parón en su vida laboral, que si los topes en las retribuciones and all these stuff. Lágrimas de cocodrilo. Teatro puro. A la estirpe (y asimilados) la colocan nada más llegar; muchísimos de ellos no han cotizado nunca al margen de la política y en el sector privado, en caso de que algún ingenuo les contratase para […]

El tercio familiar

Baroja, el hombre malo de Itzea, alérgico a las capillas y fiel practicante de la independencia de criterio, solía bromear con una frase adjudicada a Averroes, filósofo andalusí: “Qué secta tan extraña es esta de los cristianos, que se comen a su Dios”. El sectarismo es una invariante de la política indígena, configurada in illo tempore mediante el síndrome de la pandilla, la patología de la familia y el factor amistad. Los socialistas, que en su paz (parlamentaria) descansen, ya sembraron la Marisma de un sinfín de clanes, cercanos, conocidos, saludados, recordados y demás ralea, institucionalizando así la vieja sentencia siciliana: uno di noi. El cambio (sin cambio) del Reverendísimo se tragó hace tres años largos esta nutrida herencia dinástica. Ahora […]

El principio de realidad

Desde el mítico diván de Freud en Viena sabemos que los dos mecanismos maestros que gobiernan el cerebro humano son el principio de placer, cuya traducción química es la célebre serotonina, y el principio de realidad, que tiene el defecto de ser inmisericorde, pero a cambio cuenta con la indudable exactitud del realismo frente a las ilusiones arbitrarias y el idealismo egocéntrico. El neurólogo austriaco creía que el gran motor vital -Élan, lo llamaría Bergson- es la huida del dolor, comienzo de un sendero que viaja desde la serenidad al hedonismo. Los grados de autosatisfacción entre dos seres humanos pueden ser múltiples, pero sea en sueños o en los actos de la vigilia lo natural es evitar y apartarse de […]

La huella de carbono

El Quirinale, según su vocero, se siente muy orgulloso de su última gesta: una aplicación tecnológica para que los municipios puedan calcular la huella de carbono en su territorio. Al parecer, se trata de uno de los –sin duda extraordinarios– avances de la revolución verde que Il Presidentino ha encomendado personalmente al consejero almeriense Fernández-Pacheco (Ramón, el lince) en el contexto virtuoso de la economía azul. No sabemos si en San Telmo habrá algún daltónico, pero si de verdad nos creyéramos la retórica del escabeche –no es el caso– viviríamos sobre un torbellino, dado el impulso y la sucesión constante de novedades con las que cada día nos sorprende el equipo del Gran Laurel. ¡Qué maravilla! Confiamos en que este nuevo […]

Queipo, sangre sin honor

El destino es una moneda bifronte que, según sea el carácter de cada hombre, cae de un lado, pero que perfectamente hubiera podido inclinarse por la cara contraria. Los hagiógrafos de Gonzalo Queipo de Llano y Sierra (1875-1951) dibujan al caudillo golpista, general por orden deAzaña, consuegro de Alcalá-Zamora y, antes, seminarista en León, soldado en Cuba y militar tumultuario en el Rif, como un valeroso héroe que detuvo la amenaza de la turba marxista en el Sur de España en el verano de 1936, pero otros retratos algo más exactos del personaje, cuyos restos salieron en la madrugada del jueves de de la Basílica de la Macarena -construida en la posguerra gracias a una extorsión piadosa de colectas y […]