El Reverendísimo fuera del agua

El Reverendísimo, al que las últimas encuestas –con permiso de los indecisos y el calor, sus dos grandes adversarios este 19J– continúan augurando una victoria (insuficiente), no es, desde luego, un salmón. Nadar en dirección opuesta a la corriente dominante nunca ha sido lo suyo. Es un político que, como el famoso nadador de la canción de Radio Futura, aprovecha la ola. Al segundo debate electoral –en Canal Sur lo llamaban decisivo, pero fue desordenado y bastante reiterativo– el jefe del PP acudió con el mismo tono que al anterior: con la voluntad de ser positivo, moderado, sereno, aseado, bueno, beato. En definitiva, el Rey de la Horchata: cero sangre, mucha miel. Por supuesto, no podía ser. Las izquierdas –que son […]

El arte de caer simpático

No existe nada más suicida en estos días de campaña electoral que encontrarse de cara -si es por la espalda resulta muchísimo peor- con una agrupación (tan joven como la tuna) de activistas y militantes de un partido político. Todos intentan convencerte de que, por sentido de Estado, o por devoción autonómica, o por conveniencia, debes darles tu voto. Que vengan en comandita -primitiva forma societaria- es inaceptable. En la vida hay cosas que uno debe hacer solo. Más aún si tenemos en cuenta las razones que esgrimen para, como los vendedores de seguros, «llevar a tu ánimo» -así lo dicen- la importancia de tu decisión por el bien de todos. Si vas solo, te rodean; si paseas en familia, […]

‘Uno di noi, nessuno di voi’

Cualquier debate electoral es un ejemplo -asombroso- del inmenso poder de la polisemia en política. Nunca hay un espectáculo, sino tantos como espectadores contemplen el evento. Para gustos, los colores; para juicios, las dependencias (voluntarias e involuntarias). Aquí no rige ni cabe el consenso. Cada cual oye aquello que quiere oír y ve (o imagina) lo que más agrado le causa. De ahí que, a la hora de valorar a los candidatos in fieri al Quirinale -seis cabezas de lista que pueden reducirse sin problemas a la mitad: la pluralidad, en este caso, no es riqueza, sino consecuencia de las eternas guerras entre iguales-, encontremos disparidad de opiniones, múltiples argumentos e impresiones divergentes. Los protagonistas del duelo, eso va de […]

Debate neutro, lidia sin trofeo

El primer debate del 19J, igual que la fatídica cornada que mató a Paquirri en Pozoblanco, tuvo dos trayectorias. Y ambas resultaron mortales para aquellos que confiaban en obtener alguna conclusión antes de decidir su voto. Los seis toreros -tres mujeres y tres hombres- se organizaron desde el principio en dos bandos casi antagónicos: en un rincón, los integrados (Moreno Bonilla y Marín); al otro, los apocalípticos (Espadas, Olona, Nieto y Rodríguez). Los segundos tenían, de partida, muchísimo más que ganar que los primeros, pero la impresión al término de la faena es que los socios de San Telmo no sólo salieron sin magulladuras, sino victoriosos. A los líderes del PP y Cs les bastaba, igual que a Tomás Rodaja, el […]

Si me queréis, venid lo justo

El efecto telúrico de una campaña electoral es asombroso. Todas las cartas (partidarias) están ya dispuestas sobre la mesa; la suerte, echada; la carrera comenzada. El Adelantado Marín, envidia de las academias, se pregunta cómo entrar en la insigne corporación sevillana de Buenas Letras, donde han admitido hasta a Guerra (Alfonso), entrañable descamisado que, en su senectud pensionada, gasta traje de pingüino. El Reverendísimo sonríe (a todo lo que da), las izquierdas siguen perdidas (en una galaxia muy lejana), el Quietista busca un notario y los ultramontani tratan de revivir la Andalucía de nuestros abuelos. Éste es el cuadro, pero la Marisma, territorio de estas inminentes guerras persas, no le importa a nadie. Ninguno de los candidatos habla –ni va a hablar– […]