Las murallas de Jericó

Los fanáticos y los posmodernos, en apariencia antagónicos, son descendientes de una misma estirpe familiar. Los primeros creen que las ideas deben ser fijas, estáticas, supremas. Los segundos proclaman no confiar en ninguna certeza, salvo en la negación (sistemática) de la realidad. Para los enamorados de su propia causa, que suelen confundir con la bondad universal, las cosas no son como son. Son de la manera en que deberían ser (en función de su capricho). Los relativistas piensan lo mismo por un camino inverso: nada es verdad porque no existen las certezas. Ambas cofradías huyen del realismo, que es la madre del conocimiento, para abrazar la comodidad de sus prejuicios o instalarse en la indiferencia. Las Crónicas Indígenas en El […]

La Vulgata de las izquierdas

Uno de los grandes problemas de las izquierdas indígenas es su obstinación identitaria. Dícese de esa costumbre, entre tribal y atávica, que consiste en reivindicar a los demás a través de uno mismo, que no es sino una fórmula indirecta de onanismo ideológico. Podría formularse así: nosotros somos como vosotros y, dado que vosotros también sois como nosotros, en realidad todos somos exactamente lo mismo. En términos ontológicos, puede ser (aunque es un asunto discutible), pero en política las cosas no funcionan necesariamente de esta forma: la principal cualidad de un representante público no es que se identifique con un determinado sector social o profese una fe concreta, sino que, desde su ubicación, sea la que sea, pueda ser capaz […]

El año sin principio

El arte más depurado se oculta en los objetos pedestres. Desde el comienzo de los tiempos, que son tales porque de alguna u otra forma ambicionamos su cómputo, que también es el nuestro, todas las culturas han tratado de medir la sucesión de los días (y sus noches) en función de los prodigios de la astronomía o el rigor (derrotado) de los cálculos matemáticos. La búsqueda de un registro universal de la vida ha dado lugar a coincidencias (sin entusiasmo) pero rara vez ha obtenido la unanimidad. Existen tantos calendarios como culturas. Todos son convenciones. Ninguno dice la verdad, pero con la que anuncian nos organizamos.En las primitivas calendas romanas cada año comenzaba con la visión categórica de la luna […]

Señales de humo

El periodismo político se ha convertido en lo mismo que la teología para Borges: en una rama más de la literatura fantástica. La otra es el psicoanálisis. Entre ambas disciplinas bascula estos días de final de año la política indígena, donde -como dejó escrito Gramsci– «el viejo mundo se muere mientras el nuevo tarda en aparecer y, en ese claroscuro, surgen los monstruos». Estamos rodeados por ellos. Que la política en la Marisma, medio silvestre, es un bestiarium con muchas especies y pelajes dispares ya lo sabíamos. Que todas acaban antes o después convirtiéndose en lo mismo, también. La cúspide del poder iguala a quienes se sientan en la poltrona, pero no deja de discriminar a los súbditos entre tirios y […]

Te llama el líder del bloque

En uno de esos episodios (sublimes) de ironía británica que gastaba ante los interlocutores ansiosos, Jorge Luis Borges dijo una vez que la democracia es “una superstición basada en el abuso de la estadística”. La convención afirma que en cualquier sociedad, grupo o colectivo debe decidir la mayoría, aunque esto no significa que acierte, tenga siempre razón ni que tampoco pueda –como suele ocurrir cada vez con más frecuencia– silenciar y sojuzgar a la minoría disidente. Todas las mayorías son supuestas, relativas y cambiantes. Fíjense si no, queridos indígenas, en la colosal historia de las primarias (terminales) de Cs en la Marisma, donde casi había más candidatos en liza que corpo elettorale. Las Crónicas Indígenas en El Mundo.