Los alcaldes de Navarone

Mario Bunge, gloria del realismo científico y devoto de la filosofía exacta, un sabio capaz de clasificar en sesenta y dos todas las combinaciones posibles de ese demonio terrestre que es el nacionalismo, definió de una vez -y para siempre- la política de su país con estas palabras: «No hay ideas, no hay programa, no hay gente inteligente. Los gobernantes son aventureros y aficionados a la política». No se puede decir con menos palabras: diletantes. Bunge hablaba de la Argentina, pero por aquello que escribió Borges -«la muerte de un solo hombre es también la muerte de toda la humanidad»- su diagnóstico adquiere, gracias a su exactitud, la inefable condición de universal. Las excepciones a esta norma son auténticos prodigios. Que […]

Lo mejor está por llegar

El optimismo, sobre todo en tiempo electoral, es como el valor en la milicia: se le presupone a los soldados. Todos sabemos, sin embargo, que la música militar, como cantaba Brassens, no mueve a la tropa por igual y que hasta en el batallón más aguerrido siempre hay quien siente que no las tiene todas consigo. Es el inconveniente de pensar: lo que debería salir bien, a veces, tiene un desenlace inesperado. La política nunca ha sido una ciencia exacta, por mucho que nuestros próceres sacralicen los números de las encuestas cuando, de partida, les son benignas. De ahí que convenga tomar con mucha prudencia -una virtud que en el Quirinale últimamente no abunda- las cifras de una victoria inminente […]

Las Soledades del Ungido

San Vicente 37. Antica casa dell’architetto Galnares e, prima, palazzo di José de Carvajal y Lancáster, ministro di Fernando VI.  Espadas, Ungido por el Dedo Sagrado de Ferraz, pasea inquieto por el despacho. Al fondo, banderas. En la mesa, una foto de El Insomne, dedicada: “Dame las gracias, Juan”. Seis días ha que envió –con cochero y en un sobre lacrado– una misiva llena de frases rotundísimas que comienzan con insignes letras capitulares. Los lacayos que la llevaron al Quirinale le dieron acuse de recibo pero, ¡gran contrariedad!, le dejaron huérfano de una contestación. “No hubo réplica, Sire”, explicaron. Desde entonces, no duerme. –“La derecha es un peligro público. No me contestan ni a las cartas. Había que haberlos matado. […]

Música autonómica

A estas alturas auguramos, con cierto margen de error, pero convicción creciente, que el dúo del Quirinale disfruta de sus últimos días dorados en San Telmo. El amor entre ellos no ha cesado; lo que se agotó es el crédito -generoso en extremo- y, en el caso del Adelantado, envidia de las academias, los votos que no van a regresar nevermore, como en el verso de Poe. En esta historia también hay un cuervo, pero es metafórico: la sanidad en la Marisma, inservible como escaparate electoral y herida tras infinitas muertes. La estocada se la dieron hace ahora ocho años los socialistas, que denuncian con hipocresía una privatización que, de momento, no existe. Importa poco: la genial idea de los […]

Ministras y servidumbres

Hannah Arendt, probablemente la pensadora más importante del último siglo, vinculaba el concepto de autoridad con la supervivencia de la democracia. Si ésta desaparecía -explicaba- los fundamentos del mundo civilizado se hundían. En nuestros tiempos sucede todo el rato: son legión los gobernantes, incluso conservadores, que se presentan a sí mismos como revolucionarios sin dejar de pisar moquetas. Sin duda, una contradicción. Y un ejercicio mayúsculo de cinismo, pues no existe nada más inquietante para el poder que la auctoritas de los romanos, esa cualidad moral sustentada en la legitimidad, la integridad personal y la excelencia contrastada, virtudes todas que no abundan en nuestra democracia, donde para muchos es un logro que cualquiera pueda llegar a ministro, presidente o alcalde […]