La jaula de oro

La ley de la gravedad no admite excepciones: todo lo que sube, baja. Y para volver a ascender de nuevo debe renovarse el aire o pasar el tiempo. Sucede en la vida real y también en la política indígena, que es un universo paralelo lleno de pesebristas, asesores y heraldos a los que los problemas de los ciudadanos -esa gente que vota- no les preocupa un ardite, salvo para consolidar su ascendente sobre el presupuesto, que es la verdadera arca de la autonomía y la clave de todo el absolutismo susánida. Con la incógnita de la fecha del adelanto electoral todavía enturbiando el cielo azul de la Marisma, Su Peronísima repite -una semana más- sus grandes éxitos -“yo estoy currando”, […]

Tercer año triunfal (sin Plan Centro)

Roberto Arlt, nuestro maestro en el arte de la columna, decía que a veces no queda más remedio que escribir con “desechos de pena” ante un mundo que se derrumba a nuestro alrededor. El problema de Sevilla, que es el tema de las norias digitales de cada miércoles (de ceniza), no es que la ciudad se derrumbe. No. Es que no se levanta. Ni a tiros. Pensábamos el otro día todo esto -viniéndonos arriba- al reparar en que nuestro ilustre gobierno municipal, con su alcalde, el quietista, a la cabeza, ha rebasado ya con creces su tercer año triunfal (con brillantina) y seguimos esperando -sabemos perfectamente que en vano- algún tipo de política de sostenibilidad urbana, que es la burra […]

Ángelus & melodrama

La Reina de la Marisma sigue jugando al despiste. Con el proverbial resultado de confundir básicamente a sus heraldos, que un día descartan el adelanto electoral, otro lo sugieren como si conocieran las claves del botón nuclear, más tarde lo confirman y vuelta a empezar desde el principio. ¡Viva el bucle! Los pitonisos de segunda -el concepto es de Ella– están que no dan pie con bola. Sentaditos en la tribuna de las Cinco Llagas, los pies no les llegan al suelo al tener que justificar cada día lo contrario de lo que rubricaron la jornada anterior. La Querida Presidenta debería apiadarse de ellos: no hemos visto en mucho tiempo una forma tan constante de hacer el ridículo. Las Crómicas […]

Ponga una ‘velá’ diabólica en su vida

El infierno del Dante, en Sevilla, tiene la forma (florida) de una velá popular. No hay nada que guste más a un indígena que una casetilla, unas palmitas al compás, unas sevillanas (rocieras) y esa alegría que sube por la espalda y transforma los rostros -léase caretas- en la misma representación del gozo. No hay nada igual. En la Muy Leal y Muy Noble, que no es ni lo primero ni tampoco lo segundo, la felicidad de la gente sencilla, el paraíso de los simples, es una fiesta improvisada con farolillos y música cuchi-pandi, a ser posible Canal Sur style, ese cóctel impagable que entretiene nuestros días y nuestras noches. La Noria del miércoles en elmundo.es.

‘La laguna è la nostra cosa’

Sábado, 1 de septiembre. Al alba, con viento de levante, cielo azul y el infinito horizonte de la Marisma derramándose entre los ojos, en los altavoces rocieros empezaron a sonar las sirenas: “¡Mensaje urgente: a todas las unidades del susanato! Se os hace saber, canijos, que Su Peronísima ha ordenado activar la campaña patriótica. Todos (y todas) estáis obligados a secundar la convocatoria. Debéis hacer como Ella: dejarse la piel. No hace falta que penséis. Para eso tenéis el argumentario”. A partir de este instante las redes sociales, los teletipos -esos animales mitológicos- y el universo oficial de la Marisma se llenó de invocaciones a la patria herida porque Arrimadas (Inés) había decidido opinar sobre la política indígena. Intolerable. Las […]