Primera carta apocalíptica a las bases

La batalla por el control del PSOE indígena va a ser igual que una guerra del Antiguo Testamento, donde unos ejercen de profetas, otros rezan (lo que saben) y una mayoría espera (con el pecho compungido) a ver de qué lado se decanta la suerte –léase en términos taurinos– antes de declarar sus preferencias, no vayan a quedarse fuera de juego. Por supuesto, todo esto ya está dicho, muchísimo antes de que suceda, en la Biblia. Mateo 24,6: “Y oiréis guerras, y rumores de guerras; no os turbéis; porque es necesario que todo esto acontezca; no es el fin”. La cita evangélica arroja luz sobre el asunto: no cabe duda de que los socialistas del Sur (o más bien lo […]

¡Saquen las manos de la escuela!

Lo mejor que puede hacer un político por la educación pública es abstenerse de pisar una escuela. Los institutos y los colegios, en términos civiles, deberían ser espacios sagrados donde se enseñe a pensar con libertad y se practique el sentido crítico -el derecho a cuestionarlo todo mediante la argumentación racional- sin caer en la tentación, inherente a cualquier poder terrestre, de adoctrinar a los que espera que, antes o después, se conviertan en sus súbditos. La polémica por la implantación del pin parental, desatada como preámbulo de la legislatura polarizada y conflictiva que nos espera, en la que se van a librar batallas que ya parecían superadas pero que ahora se reavivan por intereses partidarios, ha provocado una grieta […]

‘Mortal Kombat’

Suenan (de nuevo) los tambores de guerra en el seno del PSOE indígena, que se prepara para unas primarias sangrientas y el inevitable congreso, donde se dirimirá el futuro del partido que ha gobernado la Marisma cuarenta años de forma absolutista y todavía no es capaz de asumir la realidad electoral: nunca volverá al poder si no se renueva y tiende puentes a su izquierda. El obstáculo para que ambos procesos, que deberían ser naturales, se consumen es el mismo: Su Peronísima (reducta). Tras asumir (con dolor) que su única opción para sobrevivir (a sí misma) era rebajarse e ir a besar, como en el Vaticano, el anillo de Sánchez I, el Insomne, insiste en que debe seguir y plantará […]

Contar ministros

Despejada la incógnita (relativa) sobre la composición del Gobierno, los heraldos, como es su costumbre, andan entusiasmados contando ministros. ¿Cuántos tiene Andalucía? Cinco, como cinco soles. Tenemos suerte: en la Marisma disfrutamos de más carteras que el Cristo de los Evangelios, que sólo tenía a los autores sinópticos y al apocalíptico de San Juan. ¿No es para estar felices? Pues no. Los ministros de Sánchez I, el Insomne, no son técnicamente ministros de Andalucía, sino ministros de quien los designa. Habrá quien crea que tras jurar el cargo pasan a ser ministros de todos. Error: seguirán siendo primados de aquel al que le deben la canonjía. Eso de que un ministro sea ecuménico sólo pasa en las democracias civilizadas. Las […]

Andalucistas todos

LA política indígena, una vez consumada la investidura del abrazo, va camino de convertirse en una réplica (a su escala) del monólogo del replicante de Blade Runner, la película de Ridley Scott: «He visto cosas que no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión, rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos estos momentos se perderán en el tiempo, igual que lágrimas en la lluvia». Ya está pasando: hemos visto las primeras e intensísimas conversiones súbitas a la fe andalucista -esa religión primitiva- en el PP, que nunca vieron muy claras las autonomías (hasta que descubrieron, como con las diputaciones, que eran un chollo); entre Cs, que no se sumó al acuerdo para […]