Del Pozo y su cometa (de colores)

De Patricia del Pozo (Sevilla, 1969) dicen sus hagiógrafos de incienso, tipos sobrecogedores de la industria de los requiebros, que en 1995 entró a trabajar en el PP sin padrinos y por una oferta de su departamento jurídico. Seguro que sí. Los reyes magos no son los padres: son los Magos de Oriente. El caso es que aquella joven –26 años, melena rubia, desparpajo ma non troppo, devotísima del arte del toreo, creyente sincera y con las infalibles habilidades sociales adquiridas en esa institución tan indígena que es la pandilla– fue contratada por el mismísimo Arenas (Javier), Il padre padrone de la derecha rociera. ¿Méritos? La elegida era aficionada a la peluquería profesional, las rumbitas de los viernes por la […]

No somos un rebaño

A razón de casi un centenar de muertos diarios, y sin contar los enfermos crónicos, y en absoluto curados, que han sobrevivido al contagio, no podemos decir que la segunda ola del coronavirus esté siendo excesivamente piadosa ni en los hospitales, ni en los ambulatorios, ni tampoco en los infernales asilos de ancianos de la autonomía. Y, sin embargo, en el Quirinale y sus zonas adyacentes, donde este dolor apenas es un argumento partidario, se vislumbra de nuevo cierto orgullito ridículo que nos recuerda demasiado a cuando el abate Bendodo, Il Grande Banditore in Marinata, declamaba las estadísticas (manipuladas, por supuesto) que sostenían que en la Marisma ya estábamos venciendo al bicho. Niente di niente, signori. «Tenemos quince días para bajar la […]

‘Il Grande Tesoriere’

En casa del herrero, cuchillo de palo. En la domus de Bravíssimo (Juan), Il Grande Tesoriere de la República Indígena, consejero de Hacienda, Industria (cosa que en la Marisma no abunda) y Energía (dependiente), las cuentas las lleva su señora. «Así todo va bien», confesó al estrenarse en la consejería más poderosa de la autonomía, encerrada en el Castel de Sant’Angelo que diseñó (a su manera) Sáenz de Oiza. Si el Mole Adrianorum romano fue concebido como mausoleo de Augusto, el hombre que convirtió una urbe hecha de barro en otra de mármol, y después funcionó como refugio del Pontifex Maximus, Torretriana es la sede vaticana del político al que las derechas reunidas confiaron las arcas públicas y que, en […]

El reloj de Arlington

Morir(se) es el arte más difícil que existe. Sobre todo porque se trata de un arte efímero: sucede sin dejar ningún recuerdo en quien lo practica y tiene, para aquellos que lo contemplan, el rostro desfigurado de una pesadilla. El cerebro olvida la muerte para poder seguir pensando. (Noventa minutos). Los viejos viven hasta el último día de su vida las mismas pasiones que los jóvenes. (Noventa minutos). Su rutina, sin embargo, es una ingrata suma de infortunios. (Noventa minutos). No existe la vejez idílica. Envejecer es un cuento de terror. (Noventa minutos). Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Mario Jiménez, el ‘joker’

EN el maravilloso universo de cómic, una mitología vulgar como otra cualquiera, el Joker es el personaje que representa al mal absoluto. Creado por los dibujantes Bill Finger, Bob Kaney Jerry Robinson a comienzos de los años cuarenta -su estreno tiene lugar en las historietas de Batman, donde ejerce como antítesis del héroe oscuro de Gotham City-, bajo su aspecto, en apariencia cómico, se esconde una inquietante mezcla de ingenio maligno y crueldad que le convirtió muy pronto en un arquetipo cultural. Si en la República Indígenaexistiera un malo malísimo, pero al mismo tiempo suficientemente hábil para no darle nunca la espalda, su sosias, sin duda, sería Mario Jiménez (Moguer, 1971), virrey del PSOE de Huelva, otrora miembro de la […]