El faro de Alejandría

El alcalde de Sevilla es un estadista. Un tipo con porte. Un político optimista. Un hombre al que todo, absolutamente todo, le parece bien. Lo suyo es la concordia, el buen rollo, la simpatía espontánea y natural. El hombre tiende a ver la botella medio llena siempre. Es así. Tiene un carácter en positivo, nunca manifiesta sentimientos negativos. Tanto que considera que desde la Expo 92 en Sevilla no ha sucedido nada más importante, coronaciones de vírgenes aparte, que el I Foro Global de Gobiernos Locales, que hace unas semanas le permitió hablar -por los codos- de su verdadera pasión: las políticas medioambientales.  La Noria del miércoles en elmundo.es.

Plaza Nueva: ponerse las pilas

No sé si se han fijado ustedes, queridos indígenas, pero últimamente el gobierno municipal de Sevilla ha metido la directa. Nuestro alcalde, que la pasada semana debió disfrutar lo suyo con la cumbre sobre la sostenibilidad y las ciudades, donde se ha hablado de todo lo que no hacemos el resto del año, ha ordenado poner la máquina a todo gas y, de repente, han aparecido, como por sorpresa, un proyecto -virtual- para reurbanizar la calle Torneo, que lleva un cuarto de siglo hecha un desastre; nueve proyectos que en Urbanismo llaman estratégicos y que consisten en tematizar las calles de diferentes ejes urbanos; la Policía Local ha empezado -de forma tímida- a aparecer en los enclaves que llevan lustros […]

Espadas, la oposición en casa

Nuestro alcalde -léase en clave retórica- es un tipo que cae bien. Simpático, campechano y educado. Una rara avis entre las filas susánidas, a las que se unió in illo tempore por necesidad más que por una firme convicción. Como todos los recién llegados a un sitio, al principio tuvo que hacer bastantes méritos ante la Reina (de la Marisma), pero su alineamiento, hasta ahora, le ha salido bien. Sin contar con apoyos orgánicos propios, Espadas se ha ido convirtiendo en una de las referencias institucionales del susanato. Ni siquiera ha tenido que asumir en primera persona los inevitables costes del sectarismo. De entre sus virtudes, elogiadas tanto por los progresistas no militantes como por la derecha cofrade, que es […]

El SEFF, toma XIV

El Festival Europeo de Cine de Sevilla (SEFF) cerró su XIV edición hace unos días con una de esas galas en el teatro Lope de Vega que tanto gustan a nuestros munícipes, encantados de aparentar un glamour que no se debe a sus méritos, sino a la coyuntura de estar en el sitio adecuado en el momento oportuno. En este caso, a cargo del presupuesto municipal, que es el que soporta todos estos circos. El SEFF, un proyecto del instituto cultural del Ayuntamiento (ICAS), empezó este año con mal pie por culpa de un plagio amparado por sus máximos responsables, que prefirieron insistir hasta el final en el error aunque el coste fuera perjudicar la imagen de Sevilla, y termina […]

Sevilla, la ‘ciudad letrina’

Los eternos problemas del Ayuntamiento de Sevilla con la botellona, esa práctica sociológica que caracteriza desde el origen de los tiempos al adolescente hispalensis, y que se transmite de generación en generación, de forma que los litroneros del lejano pretérito son ahora los padres de los botelloneros del presente y pronto se convertirán en los inminentes abuelos de los borrachos del mañana, tienen un origen óptico. En unos casos, voluntario. En otros, sobrevenido. Rojas Marcos y Becerril veían las botellonas e intentaban controlarlas, aunque con poco éxito. Monteseirín, Zoido y Espadas las ven pero hacen como que no las ven. Y eso que durante sus mandatos no han dejado de aumentar. Todos los fines de semana del año. En los […]