La avaricia y la estampa

EL debate sobre la turismofobia -el fenómeno social de rechazo a los excesos derivados del turismo intensivo- es propio de las sociedades ricas o de los países muy pobres. Casi nunca sucede en los intermedios. La España oficial, que según las estadísticas no se encuentra precisamente en la primera división de la economía global, afronta este tema como si aún fuera próspera y pudiera permitirse que el 11% del PIB nacional entrase en recesión súbita. No es el caso. Ni podemos ni debemos consentirlo. Aunque el turismo no sea, al menos en el caso de Sevilla, una industria justa ni en lo laboral, ni en lo empresarial, ni en el aspecto ciudadano, sin él estaríamos bastante peor. Y seguiríamos como […]

La ‘flânerie’ sevillana

El urbanismo, en Sevilla, va como un tiro. Es tan rápido que la vista del hombre común no alcanza a distinguir el extraordinario movimiento -la actividad, el desarrollo, la velocidad cuya poesía descubrieron con su canto a la máquina los futuristas italianos- del reposo. Aparentemente, no ocurre nada. Y, sin embargo, sucede. Ya lo creo que sucede. El equipo municipal que nos gobierna anunció este lunes, sin miedo a la canícula de agosto, y tras el tórrido mes de julio, que va a comenzar sin demora “los trámites para contratar un plan de accesibilidad universal”. Trascendente, ¿verdad? Preguntamos en qué consiste la cosa. Nos explican que se trata de “un documento maestro” para analizar “las barreras que dificultan el movimiento […]

La Sevilla hipócrita

La Sevilla oficial es célebre, dentro del estricto recinto de su particular muralla mental, por los debates recurrentes, cíclicos y previsibles. Probablemente sea porque, por lo general, se trata de discusiones estériles: tras ellas nunca hay que alterar nada. Sólo sirven para ese onanismo indígena que consiste en remarcar mucho una posición personal (que todos conocemos ya de antemano) o reivindicar la identidad ofendida que los ayatolás nos presentan como si fuera un patrimonio colectivo, siendo en realidad una patología privada. Es así. Hay gente que necesita que sus vidas, lo cual incluye sus traumas, se conviertan en dogmas trascendentes. La Noria del miércoles en elmundo.es 

Pérez & Pérez

En el PP de Sevilla –dicen– corren tiempos de renovación. O quizás no. Depende de cómo se mire. Empecemos por los hechos: la presidencia del partido está ahora en manos de una mujer -Virginia Pérez- y, como auguramos aquí en su día, la portavocía municipal ha recaído, sin dejar espacio alguno a la sorpresa, en el concejal Beltrán Pérez. Los dos Pérez lideran una organización que en los dos últimos años ha desperdiciado todo el patrimonio político acumulado históricamente, aquel que les llevó hasta en dos ocasiones a la Alcaldía y durante un tiempo les hizo soñar con la conquista de San Telmo. Las caras han cambiado. Es verdad. Los cospedalistas están ahora en minoría y los arenistas recuperan posiciones […]

Sevilla 1992, la modernidad del vacío

La modernidad es una cosa muy vieja. Como explica Octavio Paz en Los hijos del limo, ese libro milagroso, no consiste tanto en el descubrimiento de nada nuevo como en la inteligente y próspera utilización del concepto de lo novedoso: la apariencia de lo disruptivo -como se diría ahora- en un determinado contexto social y cultural. Reflexionar sobre lo moderno en tiempos de la posmodernidad superada, cuando el pensamiento hace varias décadas que se ha diluido y las instituciones simulan apadrinar (con nuestro dinero) la vanguardia oficial, que es el camelo más antiguo del mundo, implica asumir los riesgos de tener que hablar sobre el vacío, lo que en términos retóricos supone intentar contar mucho para terminar quizás por no […]