Cerrado por derribo

Stendhal decía que, desde una perspectiva burguesa, un hijo es como un acreedor que nos envía la naturaleza. Nace por casualidad, se cría de milagro y un día se sienta a esperar la herencia. Hay padres que testan con gusto sus bienes materiales en favor de sus vástagos naturales; otros prefieren quemar la despensa antes de su deceso para que el amor filial no degenere en diatribas entre los hermanos. 

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.