Chapoteando en la marisma

La juventud, como escribe Baroja en sus memorias, es egolatría. En el caso de la Querida Presidenta, no hay dudas al respecto: su ego preside el paso cadencioso de la procesión que la acompaña allá donde pisa, como la reina (sin corona) que rige la República por mandato del cielo, sorda ante la turba de legisladores desagradecidos y dedicada sólo a resolver «las cosas de la gente», que es como Ella llama a sus súbditos; nosotros, los ciudadanos.

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.