«Cuelga tú, tonto»

A un año escaso de volver a las urnas, la política indígena se encuentra en ese punto de inmadurez mayúscula que caracteriza -antes, ahora y siempre- a los adolescentes, que cuando se topan con sus propios defectos delante de un espejo proclaman -sin dudar ni un punto- que ellos son seres perfectos y que es el mundo el que les tiene manía. En la Marisma, medio acuático, existen dos especies sabrosamente naturales: una es el pato (cojo), también conocido -en la Argentina- como rengo. La otra es el pavo, cuyos menudillos suelen acompañarse con arroz. Nuestros dos grandes próceres, el Reverendísmo Bonilla y el Ungido Espadas, esa pareja de hecho (virtual), reúnen infinitas analogías con ambas criaturas silvestres. Podríamos hacer un larga lista, pero lo resumiremos en dos ideas: ninguno paga sus deudas políticas –incumplen las promesas de cambio, aunque no dejan de pregonarlo– y se comportan, desde que han entrado en la fase del tonteo, como si estuvieran en la edad del pavo.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.