Cuento de Navidad

Cicerón, el orador más famoso de Roma, fue asesinado con sesenta y cuatro años. Una edad más que afortunada si tenemos en cuenta que su época fue una sucesión de interminables guerras, conspiraciones y dulces envenenamientos. Riesgos perfectamente verosímiles para un hombre como él, presente en todas las batallas de un tiempo que vivió el tránsito –sangriento– desde el sistema republicano a la dictadura imperial. Cuando Julio César alcanzó el poder supremo, Cicerón vivía ya el otoño (cruel) de su existencia: su protagonismo político menguaba; su vida privada se derrumbaba. En estos años postreros decidió divorciarse de su esposa –después de tres décadas de convivencia– y la sustituyó por una joven patricia, pero el romance no vio el amanecer una vez transcurrido el primer semestre.

Los Aguafuertes en Crónica Global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.