El decreto de las maravillas

En Sevilla tenemos un concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Fiestas Mayores, el señor Juan Carlos Cabrera (PSOE), que no nos lo merecemos. No. En la historia reciente hay un antes y un después desde que él llegó al cargo y se entregó, como otros muchos ediles anteriores, a los tiernos requiebros de los costumbristas (interesados en su propio ombligo) y todos, de forma súbita, se olvidaron de que en tiempos no muy lejanos era conocido, sobre todo, por ser alguien cercano a Blas Ballesteros, ese animal mitológico del PSOE indígena que aún sigue cobrando de las arcas públicas sin más méritos que hacer los correspondientes favores a quien se los reclama. Cabrera fue director del Instituto del Taxi, que es una institución reposada y donde prima la educación florentina. Decimos que tenemos un concejal impar y épico porque el pasado viernes, con la luz débil de un otoño que por desgracia para todos no termina de llegar, el hombre cogió la pluma -esperamos que Mont Blanc- y rubricó, sin temblarle el pulso un punto, un decreto. Sí señor, un decreto. Un señor decreto.

La Noria del miércoles en elmundo.es. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *