Dos ‘diavolos’ en la carretera

«¡Un caballo, mi reino por un caballo!». Eso gritaba, en mitad del campo yermo, Ricardo III en la tragedia de Shakespeare. En la República Indígena, a falta de retórica tan ilustre, debemos conformarnos con una variante menor, mayormente vulgar: «¡Un coche compartido, mi dieta (parlamentaria) por un Blablacar!». Dos diputados, dos, uno naranja y otro morado, han dimitido en menos de una semana tras conocerse que ambos, con un sentido empresarial admirable, sacaban tajada económica de los viajecitos, cartas iban y venían, entre Jaén, Almería y las Cinco Llagas, donde cobraban envidiables gastos de desplazamiento -incluso sin desplazamiento- al mismo tiempo que arrendaban sus vehículos en internet. Economía colaborativa, lo llaman: pagamos todos; ellos se apropian de los beneficios. ¿Sorpresa? No.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.