El ‘aggiornamento’ de Vox

Es una ley inmutable de la política, incluida la indígena: los apocalípticos aspiran, más que cualquier otra cosa en el mundo, a convertirse en integrados. A ser posible, pronto, aunque sigan anclados un cierto tiempo a la retórica previa, en general tremendista. En una época en la que las verdaderas revoluciones ya no son factibles porque nadie quiere pagar el sacrificio que implican, y todos los actores políticos desean nadar y guardar la ropa, cada vez que oímos a un Júpiter tronante clamar por la urgente justicia social nos llevamos la mano al bolsillo y nos tentamos la cartera. Just in case. Los revolucionarios de salón tienen la incómoda costumbre de que seamos los demás quienes financiemos sus gestas.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.