El arcoíris del día después

El día después de unas elecciones se parece mucho al fenómeno meteorológico del arcoíris. Todos miran el cielo como si fuera de colores, aunque la realidad -electoral- sea en unos casos inquietante y, en otros, agria. Todos sonríen, pero la procesión va por dentro. Según la Biblia, el arcoíris es un regalo de Dios a los hombres para garantizar que el diluvio no se repetiría. Un acto de cinismo divino: quien ha querido ahogarte te dice, tras la tempestad, que ya no volverá a pasar. Suponemos que esto, o algo parecido, es lo que fue a decirle Su Peronísima (marchita) a Sánchez, the Conqueror, a Madrid. La Reina (caída) ya no viaja con su peluquero, sino con Cornejo, que de melena, digamos, anda escaso. Entre los susánidas es ahora la tendencia: Ella inició esta etapa cortándose las puntas, según anunció en twitter.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.