El Jardín de las Hespérides

La duodécima legislatura comienza igual que undécima: con un extraordinario banquete de escabeche servido con abundante moderación, concordia y generosidad, mucha generosidad, aunque, como siempre, a nuestra costa. ¿Esperaban acaso otra cosa, queridos indígenas? «Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen todas las dificultades», dejó escrito Cervantes, que conocía de sobra que las sombras de la concordia suelen traducirse –traduttore, traditore– en un obsceno reparto de canonjías, raciones, sueldos, panes y mantequillas, como diría Góngora, para solaz (metafórico) del simpaticón Aguirre, señor de las Cinque Piaghe y amante de la buena onda, como dicen en la Argentina.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.