El nombre de las cosas

Al congreso de la derecha indígena -la original y la sobrevenida, que por el momento cuenta con militantes antagónicos: el Adelantado Marín y Hervías, el ágrafo– sólo faltó Platero, «el pequeño, peludo y suave» asno de Juan Ramón, «tan blando por fuera, que se diría todo de algodón». Hay quien cuenta que en Granada se palpaba en el aire el conflicto entre los genoveses y sus colonias, que reclaman -es el caso de Madrid- su derecho al imperium, pero el cónclave también tuvo instantes generosísimos en glucosa. El azúcar es un veneno que, como tantos otros, produce placer inmediato y trae calamidades venideras. Cuando se toma, se disfruta sin querer admitir que lo que uno hace, de forma simultánea, es minar su salud.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.