El orden alfabético

En política no se puede ser bueno. Tampoco conviene parecerlo. Hasta en su variante escénica -aquella que no da lo que predica- la bondad se ha convertido en una virtud sobrevalorada. Sobre todo en los tiempos que corren, donde son legión los que usan la maldad ajena para ponerse estupendos y hacerse los santos (sin serlo). En la Marisma, desde luego, siempre ha cotizado a la baja. Por eso no es nada extraño que las primeras decisiones del Ungido por Ferraz, Espadas (Juan), empiecen a tropezar con la realidad: elperonismo rociero no ha muerto; sólo ha mudado de disfraz. La mayoría de sus devotos -empezando por el propio candidato del PSOE a la Junta- cambiaron de bando sin dudarlo para mantener la soldada y continuar en política, confiados en que volver al Quirinale sólo será cuestión de tiempo.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.