El orgullo de subirse el sueldo

Estamos en la semana del orgullo. Ustedes ya me entienden, queridos indígenas. De orgullo, en la Marisma, andamos sobradísimos. Tenemos para dar y repartir, siempre y cuando el dinero no sea nuestro, sino de los demás. Mientras las plazas de la República Meridional se llenan de las banderas multicolores que representan al movimiento LGTB, y también a la región peruana del Cuzco, la primera que adoptó como emblema los colores del arco iris, nuestros concejales y alcaldes, recién salidos de las municipales, adoptan sus primeras decisiones de alcance. La primera ha sido garantizarse la poltrona mediante pactos o, en su defecto, gracias a mayorías insuficientes en primera vuelta, pero válidas en segunda.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.