El solsticio y otros clásicos

Superada la primera quincena de julio -el mes más tórrido del año- podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que este verano en la Marisma está siendo mucho más piadoso de lo que esperábamos. Sí. Hasta el punto de que hemos entrado -en lo político- en un solsticio que hace decaer la atención general. Ya no es noticia ni que el cambio no es cambio (sino escabeche) ni que Su Peronísima (marchita) intente llamar la atención acudiendo a la toma de posesión (interruptus) de su tito, Villalobos, en la diputación sevillana, donde el sanchismo ha bajado la cerviz lo suficiente –Toscano ya no influye tanto en la Moncloa, a pesar de tener hasta un embajador empotrado– como para que los susánidas (todavía a sueldo de todos) puedan pensar que su ocaso no es definitivo, sino temporal.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.