Epístola de bienvenida

Inminente condestable y acordado candidato: Dispuesta la suerte electoral, que es convención pero también ley, y consumadas las alianzas, resultado de la voluntad de los sevillanos sin apellido, los astros señalan que V. M. será ungido hoy regidor de la tribu. Sabrá perdonarme que no le dé la enhorabuena. Se debe a exigencias de mi oficio y a una convicción íntima: las felicitaciones, sin obras que las amparen, aunque abunden tanto en nuestros pagos indígenas, son cantos de tenores huecos.

La Noria del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.