La Constitución y sus allegados

Una indudable ventaja de las democracias es que las jornadas patrióticas se ventilan con un día festivo en el que casi todo el mundo -si puede- hace lo que le viene en gana: irse a la playa, poner la chimenea, salir a almorzar o, sencillamente, sestear. Lo que se celebra estos días no es la patria, esa convención social, sino la libertad de no tener que estar atado por fuerza a ninguna bandera, himno o cornetín. Uno de los signos de la evolución de la sociedad española durante las últimas cuatro décadas es que hemos pasado de las juras de bandera -ese acto tan marcial y castrense- a los bostezos (tolerados) frente a la enseña. No es que nos haya salvado de nosotros mismos, pero, al menos, no nos ha hecho peores. Ya es algo.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.