La legislatura efímera

Una de las patologías del mundo indígena es la alergia a la sinceridad. Los aborígenes de la República de las Marismas insinúan las cosas de forma oblicua, lateral e indirecta. No hacen esfuerzos por ser entendidos, pero exigen ser comprendidos en cualquier situación, confiando en el campo sin vallar de los sobrentendidos -«la Junta colabora con quien colabora»-, que es la piedra Rosetta de los jeroglíficos de nuestra singular cultura política.

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.