La Roma del ‘susanato’

La historia es la mejor maestra que existe. En la vida y en la política. Se atribuye a Edward Gibbon, el primer historiador moderno, la enseñanza de que las virtudes de la fortuna no perdonan a nada ni a nadie. Igual te sitúan en la cúspide (aparente) que pueden hacerte caer a un pozo negro. Todo depende de cómo sople el viento. Si es que sopla. El escritor británico, autor de un monumental relato en seis volúmenes sobre la decadencia y la caída del imperio romano, fue un consumado maestro en el arte de los augurios. Su sabiduría procedía de la observación y de la lectura atenta del pasado, que casi siempre se hace presente por analogía.

 Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *