El lado oscuro de la fuerza

No hay como observar las manos de un político para saber qué piensa cuando nos miente. No falla. Si su gestualidad consiste en abrir una y otra vez las manos es que quiere hacernos creer que está dispuesto a escucharnos aunque sólo sepa oírse a sí mismo. Si en un acto reflejo se toca la última falange (con perdón) del meñique, como suele hacer el vicepresidente de la Junta, es que intenta salir relajado en las fotos. Y si sobre el pecho cruza ambas extremidades den por supuesto, queridos indígenas, que el prócer en cuestión no es precisamente un santo. Decimos esto porque llevamos siete días -con sus noches- sin poder proferir palabra después de ver a Su Peronísima en el mensaje de Fin de Año, una obra cumbre de la comunicación corporal y la metáfora más perfecta posible sobre el lado oscuro del susanato.

Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *