Las buenas intenciones

Mi idolatrado Roberto Arlt, periodista atorrante y escritor de periódicos en el deslumbrante y a la vez miserable Buenos Aires de principios del pasado siglo, escribió una vez en una gacetilla volandera una verdad como una catedral que es casi una invariable sociológica: «La gente sólo respeta a los insolentes y a los maleducados.

La Noria del lunes en El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.