Los aliviaderos de Bonanza

Era una sospecha íntima hasta que Enzensberger, el escritor alemán, la formuló sin matices: «Los amigos de los animales y los buenos padres de familia son capaces de todo». Gran verdad. Detrás de la bondad aparente se esconden las peores perversiones intelectuales. 

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.