Los prioritarios

En las películas de catástrofes marinas, antes de desalojar el barco, se gritaba: «¡Las mujeres y los niños, primero!». Ningún guionista pensó nunca que, con el tiempo, tendría que sumar a esta lista de náufragos preferentes a ciertos funcionarios y políticos. Esos que han decidido que, como convenía lanzar un mensaje de confianza a la población, dudosa ante una vacuna precipitada, lo mejor (sobre todo para ellos) era vacunarse a sí mismos antes que a nadie. Con un par. Parece impensable porque, a efectos épicos, que es el género con el que la literatura y el cine solían relatar estas historias -ya saben: el sacrificio de los elegidos, la inmolación desinteresada en favor de los demás- que un empleado público (de oficina) o un concejal se consideren dignos protagonistas de una epopeya no es verosímil. El cuento se viene abajo.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.