Martina Velarde, la cumbre a destiempo

LA huida de Pablo Iglesias de la política tras las elecciones autonómicas de Madrid, en las que Unidas Podemos ha crecido en escaños pero no ha logrado esquivar el precipicio que consume a las organizaciones cesaristas cuando su caudillo se ahoga, cambia el poder por los focos del espectáculo televisivo o muere a manos de sus validos, va a dejar un sinfín de huérfanos de toda suerte y condición entre esa generación pseudoadolescente que aspiró a emular a los abuelos revolucionarios reescribiendo (con renglones torcidos) una viejísima historia que -dada su edad- no han podido vivir. Entre ellos está Martina Velarde Gómez (Rota, 1979), la dirigente del partido morado que el Pantocrátor Maximusdesignó como embajadora en la Marisma tras el divorcio (a muerte) con la Violeta Rodríguez (Teresa).

El Bestiarium en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.