Menos es más, según cómo

El Reverendísimo, al que no sabemos si la Absolutísima o el calor (tan duradero) parecían haberle dejado un poco mustio, empieza a construir su hegemonía con la seguridad que otorga el hecho, indudable, de que durante los próximos quattro anni no tiene nada que temer ni a su derecha (Vox) ni a su izquierda (PSOE + Confluencias Imposibles) y, por tanto, ancha es la legislatura. La composición de su nuevo gabinete causó una pobre impresión –demasiados fontaneros y profesionales de la adulación– y los primeros compases de la legislatura hacían presagiar que el poder, una vez conseguido, le provocaba melancolía. Era necesario dar un bocinazo: lo necesita Feijóo(para llegar a la Moncloa) y el PP indígena, que se plantea las municipales en la Marisma como una segunda vuelta (supuestamente triunfal) del 19J.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.