Metamorfosis y solemnidad

El lenguaje impostado, salvo cuando se utiliza para fines irónicos, es el reino de los bobos solemnes. No es que queramos insinuar -lo diríamos directamente- que el Ungido Espadas, líder (circunstancial) del socialismo indígena, caiga dentro de esta categoría, pero a veces tiende a aproximarse a ella peligrosamente. Lo hace de forma natural, espontánea y, sin duda, sincera, pero su particular expresividad no contribuye a creer que tenga los pies en el suelo. En parte, porque el terreno que pisa es inestable. El Quietista, que sabe que la guerra de las municipales va a ser su Waterloo, ha decidido mimetizarse con el Reverendísimo en la creencia (vana) de que es suficiente hacer esto para recuperar el espacio político perdido. A este objetivo obedece su propuesta (léase rendición) sobre la bajada de impuestos y sus originalísimas ideas acerca de la sequía. Ambos asuntos han sido expuestos a Il Presidentino en las charlas del Quirinale, que Espadas denomina, incurriendo en el vicio de la grandeur, «encuentros bilaterales».

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.