Muerte por chocolate (blanco)

El cambio en la Marisma, otrora la única República Indígena con una Reina, empezó este jueves a consumarse. Sólo unas semanas después del 2-D, el día de la caída de Troya, jornada mayor del quebranto susánida. Como el factor que ha alterado el statu quo heredado -los cuarenta años de patrimonium socialista, incluido el lustro de peronismo rociero- es la irrupción de los ultramontanos de Vox, que se estrenaban en una cámara legislativa, lo resumiremos a la manera marcial; militar, por supuesto: “Al alba y con tiempo fuerte de Levante, 35 nudos de viento, salieron los helicópteros que transportaban a los doce soldados de las Cinco Llagas”. Los patriotas -llamémoslos así- coparon, sin siquiera abrir la boca, todo el protagonismo de la misa del adiós a cuatro décadas (infinitas) de hegemonía socialista. Sus votos, sumados a los de PP y Cs, ya articulan el tripartito que va a regir Andalucía. Y su presencia fue también el pretexto que los diputados de Adelante Marismeños (Podemos-IU) aprovecharon para saludar a la nueva presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), con un acto de desacato.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.