El negocio (político) del capital social

Un lugar común vincula en exclusiva el significado del término negocio al ámbito económico. Como sabemos, tan sólo es uno de sus significados. Existen negocios de otro tipo. Industrias cuya rentabilidad no se mide en pérdidas y ganancias, sino en función de factores como la influencia o la intermediación, comisiones aparte. La hegemonía política no tiene un único rostro. Puede ser una sucesión de máscaras que fingen pluralidad donde sólo hay coincidencia de intereses. El concepto que mejor expresa este fenómeno es el capital social, acuñado por el sociólogo francés Pierre Bourdieu. Según su análisis, capital no es sólo el dinero y los bienes materiales. Existe un capital simbólico que reporta a quien lo administra, especialmente si lo hace en régimen de monopolio, rendimientos intangibles que antes o después se convierten en crematísticos. En los negocios no hay espacio para el altruismo. Todo tiene precio. Bourdieu describe el capital social como aquel que se logra por las relaciones que vinculan a un agente (social, político o económico) con un ámbito de decisión. Se trata de un capital difuso, que se retroalimenta y que siempre miente. «Quienes controlan el capital social» -explica Bourdieu- «simulan carecer de interés económico». Así nace el discurso del interés general.

Un análisis para el XX Aniversario de El Mundo (Andalucía).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.