Paisaje andaluz tras el 26M

A medida que transcurre el tiempo, muchos piensan que el milagro, que quizás no fuera más que una carambola del destino, no volverá a repetirse: el tripartito andaluz (PP-Cs-Vox) parece haberse convertido en una excepción tras la resurrección electoral de Pedro Sánchez. La impresión, sin embargo, es engañosa: allí donde el PP aspira, a pesar de su hundimiento, a conservar plazas locales y mantener magistraturas autonómicas –por ejemplo, Madrid–, la única fórmula viable de gobierno es una réplica del pacto a la andaluza, aunque con las variantes propias del sitio y de quiénes sean los actores de la comedia. La novedad es que Vox, dado que su ascenso ha tocado techo, en lugar de quedarse fuera de los gobiernos locales y regionales, limitando su papel al ámbito parlamentario, desea ahora gobernar junto a sus pares. No es la única: el 26M ha incrementado en Andalucía la distancia que hace menos de un mes separaba a los grandes bloques de los que depende el tablero del poder en España.

Los Cuadernos del Sur en La Vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.