Puro cuento, mala fábula

La política indígena, definitivamente, se ha convertido en una mala fábula. Un puro cuento. Una ficción interpretada por hipócritas. El paseo (sin armonía) de las grandes vanidades y las peores mentiras. Decíamos ayer, como Fray Luis de León, que en estos dos años largos de legislatura y escabeche el Reverendísimo no había tenido a bien -para mal de todos- llevar al Parlamento un plan con objeto de que la autonomía tomase el control y la gestión integral de las residencias de ancianos, privatizadas por los socialistas (en defensa de la Santa Igualdad) y donde el coronavirus vuelve a matar a los viejos. Vigorra, il miglior fabbro de Canal Sur, le preguntó por esta cuestión a Mr. Carambola, perosalió del paso con la milonga de que existe «supervisión médica» de los casos. En román paladino: la consejería de Salud (y Famiglias) llama para que le digan cuántos son los contagiados y los muertos. No se trata de esto, claro.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.