Razones para exiliarse al Congo

La oratoria, para los clásicos, es el duelo sostenido de argumentos. En las democracias antiguas se dirimía en una asamblea que deliberaba. La política, vista desde una mentalidad idealista, consiste en un litigio educado entre retóricas. Salvo en el caso de nuestra República Indígena, donde soportamos vulgarismos, lugares comunes y esa sentimentalidad de piel que, lejos de evidenciar sencillez, confirma que no vivimos una tercera Edad de Oro. Esta semana hemos visto, con asombro, dos ejemplos de cómo la realidad derrama el agua sobre la mesa.

Las Crónicas Indígenas del viernes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.