Sin Vox no hay paraíso

El famoso encapsulamiento del gobierno del cambio (léase escabeche) ha durado menos que un invierno (como Dios manda) en la Marisma. Ha sido cerrarse el demoníaco ciclo electoral y comenzar el mambo. La legislatura no cumple seis meses de vida, queridos indígenas. La legislatura comienza justo ahora, cuando Vox anuncia su enmienda (negociable) contra los primeros presupuestos de la coalición PP-Cs, que tras seis meses de disfrutar de la suavidad de las poltronas, vestir los cargos con inmensísimo deleite, acudir solícitos a todos los foros, cócteles y encuentros con comisionistas y conseguidores varios, y chupar cámara como nunca antes en su historia, se dan cuenta (in media res) de que este circo es un perfecto espejismo y que la aritmética parlamentaria sigue siendo la que es, la misma de siempre.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.