El arte de marear

No hay como volver a casa. Incluso aunque no te hayas ido o ni te acuerdes de cuándo pudiste escapar. Septiembre, no se sabe bien la razón, aunque quizás se deba al inicio del curso escolar, es un mes de gloriosas promesas fallidas, reencuentros y anuncios supremos. Antes se hacían en persona. Ahora se divulgan por las redes sociales, infectadas estos días de los estrenos de rigor. Ya saben: hoy comienza todo and all these stuff. En realidad, nada empieza. Todo sigue igual en la Marisma: calor tropical, indolencia espiritual y el extraordinario circo político indígena. Como todo el mundo anuncia algo, el Reverendísimo Bonilla se fue a la obertura del gran Jesús Vigorra -experto consumado en las artes de Thalía, […]

El Reverendísimo ‘avant-garde’

La ignorancia es una de las fuentes más fiables para alcanzar ese punto exacto de delirio que conduce al desastre. Si el Reverendísimo Bonilla hubiera pensado dos veces -o le hubieran hecho pensar, cosa aún más difícil- cómo afrontar el escándalo de la intoxicación por listeria quizás no hubiera recurrido a esa desgraciada comparación entre la Junta (que dirige) y las vanguardias para justificar la gestión de su gobierno en esta epidemia que ha alterado el plácido verano oficial y ha adelantado el inicio del curso político. Cualquiera medianamente formado hubiera desaconsejado tal símil, advirtiendo además del riesgo de caer en el ridículo. Pero nadie abrió la boca. Y el Reverendísimo se metió solito en un jardín (sin salida). Las Crónicas […]

La guerra de los virreinatos

Se atribuye a Paul Valéry, poeta francés, la célebre frase de que “la sintaxis es una condición del alma”. Una sentencia construida con ingenio e indudable fortuna que se presta a múltiples variaciones. Por ejemplo: la financiación es la eterna queja de cualquier alma autonómica (sensible). Ley sin excepciones. Una de las guerras políticas de este otoño –que en el Sur seguirá siendo verano hasta finales de noviembre– va a ser la diatriba por el reparto de los dineros regionales, un conflicto cíclico que, igual la sequía, jamás recibe una solución estable, sino que (en el mejor de los casos) se dilata con un remedio temporal. O ni eso. Los Cuadernos del Sur en La Vanguardia.

La mala suerte y la imprudencia

Baltasar Gracián escribe en El arte de la prudencia, uno de los grandes tratados políticos de la literatura española, que la reserva (personal) es «marca de la inteligencia». De ser cierto, y nosotros lo tenemos por indudable, los hechos indican que el consejero de Salud de la Marisma, Jesús Aguirre, es un tipo tan campechano -según sus devotos- como desahogado. Pura dinamita. Tras semanas de cobijar a Magrudis SL, la empresa que ha causado la intoxicación por listeriosis que se ha cobrado ya tres vidas, y animar (a la manera de Fraga) el consumo de productos contaminados -cuando aún no se conocía el alcance del brote-, el singular escudero del Reverendísimo Bonilla sostiene -contra las evidencias- que su gestión es «impecable». […]

La tormenta de verano

Hasta mediados de agosto todo iba bien. El equipo del Reverendísimo Bonilla y el Adelantado Marín gozaban de un presupuesto en vigor, carecían de una oposición digna de tal nombre y hasta habían visto con agrado cómo Su Peronísima (marchita) depuraba a Mario Jiménez, su portavoz parlamentario, a modo de pago (en especie) por el tiempo extra concedido por Ferraz antes de determinar cuál será el futuro del PSOE indígena. Las negociaciones preliminares del consejero Bravo, ese hombre sonriente, sobre las cuentas de 2020 no auguraban ningún conflicto inminente con losultramontanos de Vox y, salvo por los incendios forestales (puntuales), el verano gubernamental se presentaba como un plato, sin aristas ni dificultades. Las Crónicas Indígenas en El Mundo.