Conversaciones (galantes) sobre arquitectura

Un arquitecto, a juicio de Álvaro Siza, ese sabio fumador tranquilo, es lo más parecido que existe a un detective: “Está obligado a encontrar razones para estructurar sus proyectos en un mundo difícil de explorar y en el que no es nada fácil hacer descubrimientos”. El símil, aunque disonante con la vieja tradición que nos (re)presenta la arquitectura como una tarea propia de dioses, consagrada sobre todo a evidenciar el rotundo tamaño del poder, aunque en realidad sea esculpida siempre por manos (fieramente) humanas, resulta luminoso. Quien construye edificios y, al cabo, configura la fisonomía de una ciudad –esa forma de arte tan excepcional y al mismo tiempo tan terrestre–, como nos enseñara Aldo Rossi, es alguien que básicamente resuelve […]

González Cordón, ‘il navigatore’

Decíamos ayer, a la manera de Fray Luis, que Sevilla no había tenido suerte con sus alcaldes. Pero quienes no han tenido excesiva fortuna con Sevilla son algunos de sus arquitectos. Especialmente los de la generación milagrosa -nacida en plena posguerra nacional-católica- de los años setenta, que intentaron, unos con más o otros con menos acierto, dotar a la ciudad de una lectura propia de la modernidad. Una tarea quimérica. No existen muchas ciudades con la patología social de la capital de la República Indígena, cuyas élites costumbristas creen que pisan suelo sagrado cada vez que se plantan encima de un adoquín. La Noria del miércoles en elmundo.es

El universo De la Sota

Los arquitectos, salvo excepciones, tienen fama de escribir mal. Al sentarse delante de un papel se convierten en herméticos y recurren a códigos incomprensibles. “Caos e isotropía”, “vacíos intersticiales” y otros hallazgospor el estilo. Por lo general, prefieren el dibujo para expresarse. Como si las palabras fueran un estorbo. Algunos incluso han interiorizado la idea —falsa— de que los supuestos valores inmateriales de la arquitectura —que paradójicamente se construye con formas muy concretas, pero manteniendo siempre la evocación de un sueño encantado— son demasiado complejos para poder encerrarlos en una frase. Como si la sintaxis no permitiera éste y otros milagros. Alejandro de la Sota es una de las benditas anomalías a esta regla. Sus escritos completos (Escritos, conversaciones, conferencias. […]

Escolano, ‘il dottore’

La universidad pública practica la costumbre, no sabemos si con intención irónica o solemne, de dedicar a sus académicos más notables una monografía consagrada a su obra. Se trata, por lo general, de volúmenes dedicados al arte del encomio que se envían a la imprenta, ese mecanismo prodigioso, cuando el tiempo (de la jubilación) alcanza al correspondiente. Cuando uno se topa con estos libros ad maiorem gloriam lo que casi siempre encuentra es una colección de elogios escritos por los discípulos del homenajeado, al que le agradecen -en letras de molde- la guía, las porfías, los favores (haberlos, haylos) y toda la sabiduría transmitida, como una antorcha, desde el primus inter pares hacia sus herederos intelectuales. La Noria del miércoles […]

La batalla sin cuartel del COAS

Las elecciones del Colegio de Arquitectos de Sevilla enfrentan a Ángel Díaz de Río con sus antecesores en el cargo y las dos listas, lideradas por mujeres, que le disputan el decanato, en el que pretende continuar tras dieciséis años de polémica gestión. El decano (en funciones), que eliminó en 2011 la limitación de mandatos para perpetuarse al frente de la institución, intenta controlar el proceso electoral y usa resortes institucionales, entre ellos los órganos disciplinarios, para disuadir a sus rivales. La junta de gobierno del Colegio de Arquitectos de Sevilla (COAS) envió hace unos días a sus 2.200 colegiados un comunicado en el que, sin citar expresamente las fuentes a las que se refiere, intenta rebatir los argumentos de un artículo de opinión publicado en el […]