¿Fue el PP alguna vez de centro?

Enrique Jardiel Poncela, uno de nuestros mejores escritores del absurdo, perteneciente a esa estirpe tan poco valorada de autores cuya literatura se sustenta en el humor, esa forma de inteligencia superlativa, se interrogaba en el título de una célebre comedia (perdonen ustedes la impertinencia) si realmente hubo alguna vez 11.000 vírgenes. Tras el congreso exprés del PP para elegir al sucesor de Rajoy no cabe sino preguntarse: ¿Pero el PP fue alguna vez de centro? La victoria de Pablo Casado, el joven al que los títulos académicos apenas le cuestan una sonrisa profidén, supone –lo decimos mansamente– un retorno hacia las esencias más conservadoras de la vieja derecha española, que ya sabemos que aspira a representarnos a todos cuando únicamente defiende […]

El eclipse planetario

A veces la única forma de avanzar consiste en quedarse quieto. Existe, sin embargo, quien piensa que es preferible mirar hacia atrás, aunque el riesgo, como profetiza la Biblia, sea convertirse en una estatua de sal. El nuevo experimento político que impulsan la Violeta Rodríguez y el Argonauta Maíllo para –léanlo ustedes en condicional hipotético– adelantar por la parte de la izquierda al peronismo rociero recuerda mucho a aquel delirio del sorpasso de Anguita, que confundía los deseos íntimos –la toma marcial del Quirinale de San Telmo- con la cruda realidad -Andalucía no es de izquierdas, únicamente lo parece–. Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo.

‘Sevilla Low’

La utopía del urbanismo contemporáneo es convertir las ciudades en espacios habitables. Eso es lo que nos venden por tierra, mar (si lo hay) y aire, pero basta salir a la calle cualquier día del año para darse cuenta de la distancia que separa la realidad (prosaica) del perverso juego de espejismos en el que nuestros próceres han convertido la gestión urbana. Decimos gestión por decir algo: en la política local nadie gestiona nada; todo es un perpetuo anuncio. Llámenlo ustedes, queridos indígenas, propaganda, all is phony. En la vida existen dos clases de personas: las que sueñan e intentan que sus sueños se conviertan en realidad y aquellas que prometen los sueños que saben de antemano que no pueden […]

Una pausa para los anuncios

Existe la teoría, que en los periódicos de antes tenía el nombre de serpiente de verano, de que la llegada de Sánchez a la Moncloa en una de esas extrañas carambolas del destino, paradójicamente profetizada en su momento por Pablo Iglesias, está sirviendo para rebajar la tensión en Cataluña tras el fracasado prusés​ independentista. Como argumento de un relato cómico, la tesis no tiene precio; más remoto es que refleje la realidad. Esto es: que sea verosímil. Va de suyo que el Ejecutivo del hombre de la mochila, convertido ahora en el macho alfa de las gafas de sol en vuelo ejecutivo, alimenta dicho argumentario para presentar como cierto lo que sólo es vaga esperanza. Los Aguafuertes del lunes en […]

Cara de Carnero

En la Santa Marisma tenemos una oposición política que ni es oposición ni es política. Se preguntarán ustedes, queridos indígenas, cómo es posible. Yo también. Son las maravillas de vivir todo el año en terreno pantanoso. Con la décima legislatura aproximándose a su fin, que será prematuro no sólo porque acabe antes de tiempo, sino porque a efectos prácticos no ha llegado a ver la luz debido a que el susanato ha convertido las Cinco Llagas en una iglesia con vicario (pensionado), los grupos que deberían controlar al Gobierno o están ya en modo preelectoral -es el caso del interino Bonilla (Moreno) y de la confluencia entre los violeteros de Podemos y las huestes del Argonauta Maíllo- o, como sucede con los […]