Andalucía resucita el Monopoly

Los arquitectos contemporáneos, que son un gremio que suele tener un excelente concepto de sí mismo, apelan con frecuencia a la emoción como uno de los factores trascendentes a la hora de hacer su trabajo, similar al de un dios terrestre: alterar el mundo; a veces, aspirando a crear un paraíso artificial. Buscan así equiparar la creación de edificios con la poesía, la primera de las artes antiguas, donde el ritmo y la precisión verbal logran el milagro de reproducir una experiencia íntima gracias a la magia de las palabras. En comparación con la arquitectura, el urbanismo es un oficio vulgar. Rara vez ha disfrutado del afecto de los grandes líricos. Más bien se considera un monopolio de contables y […]

El sueño ha terminado

Una de las leyes inmutables del cinismo político establece que la mejor manera de hacer algo inconfesable, sin que se note en exceso, es sancionar previamente una norma que simule impedirlo. Ese momento ha llegado. Las derechas reunidas de la Marisma han dado luz verde, algo más de un año después de alcanzar por carambola Il Quirinale, a un anteproyecto legislativo sobre urbanismo y ordenación territorial -que no son la misma cosa- que proclama buscar la «sostenibilidad» por la singular fórmula de convertir el urbanismo en una cuestión exclusivamente económica, regresando a 1998, cuando Aznar, con la coartada de abaratar la vivienda, determinó que España entera, salvo excepciones, podía ser urbanizada. El resultado de aquella lógica -a más suelo, pisos […]

El Sagrado Decreto

A estas alturas del calendario, lo más parecido al paso de la Santa Cena que vamos a ver esta Semana Santa, que llega con el coronavirus cuaresmal y el IVA aplicable a los palcos y sillas –¡a pagar, cofrades, que la ley es igual para todos!–, va a ser la imagen de la presentación en sociedad de las Tablas del Cambio, que, por supuesto, son un nouvo escabeche. Desde luego, el cuadro no se parece mucho a la célebre pintura de Leonardo (da Vinci). En la mesa de la collazione, además de la comida, faltaban la mitad de los apóstoles del Reverendísimo. Tampoco atisbamos el sfumato por ningún sitio, pero no podemos negar que la puesta en escena del Sagrado […]

¿Una Sevilla inteligente?

La capacidad para innovar, como decía Paul Valery de la sintaxis, es una extraña cualidad del alma en estos tiempos posmodernos. Especialmente en el caso de las ciudades, esas obras de arte imperfectas. Recordarán ustedes, queridos indígenas, que una de las grandes motos que intentó vendernos a los sevillanos Juan Espadas, el quietista, al llegar a la Alcaldía, gracias a aquella bendita carambola del destino que nada tuvo que ver con sus méritos políticos, sino con los horrores de Zoidus, era que iba a convertir Sevilla en una urbe inteligente. En una smart city. Tres años y medio después podemos decir sin temor a equivocarnos que Espadas no ha logrado su objetivo y que todo aquello era escabeche en rama. […]

La Sevilla invisible

Decíamos (ayer) que el ilustre alcalde de Sevilla, el otrora socialista Juan Espadas, prefería los platós de cine y las entregas de premios de cualquier pelaje -últimamente tiene especial devoción por los foros costumbristas-, a otras obligaciones más prosaicas de su puesto, como sentarse a hablar con los vecinos de los barrios más pobres de la ciudad -en la capital de la República Indígena hay pobres, señores, aunque de ellos no trate ningún ciclo del Festival de Cine Europeo, que sí nos habla de los desgraciados de Rumanía y Albania- para intentar paliar su situación, que en algunos casos es desesperada. La Noria del miércoles en elmundo.es