Todas las sangres

Las leyes indígenas son como el revólver con el que los poetas futuristas jugaban a la ruleta rusa: cuando menos te lo esperas, te dispara en la cara. La globalización, la fase postrera de la posmodernidad, nos había prometido el progreso lineal de las sociedades abiertas. Los cementerios de la decepción están llenos de proclamas tan utópicas como los manifiestos de las vanguardias, más solemnes cuanto más efímeros. 

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.