La estampa

Sevilla tiene la costumbre de convertirlo todo en una cofradía. El canon tradicional, que sólo representa a una parte de lo que con esfuerzo todavía podemos reconocer como el hogar, se ha consolidado en el imaginario colectivo con tal intensidad que ocurra lo que ocurra, y con independencia de su significado, nuestras instituciones, que no son más que la expresión decorativa de la ciudad oficial, aplican el mismo formato de manifestación pública -un cortejo que desfila con tiempo tasado- sin importarle demasiado si se trata de una fiesta o de un entierro. 

La Noria del lunes en El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.