La guerra de los fueros

Mark Twain decía que para escribir un discurso improvisado son necesarias tres semanas. Menos tiempo es una temeridad. Para hacer política el plazo requerido debería ser superior: la retórica es inofensiva; pero las decisiones que afectan a la vida y a la hacienda de las personas son más delicadas. 

Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.