Las primarias que perdimos

Ha tardado seis meses en arrepentirse, aunque ahora lo disimule con una vehemencia que demuestra que la retórica nunca es capaz de disfrazar por completo los lamentos íntimos. 

Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.